#diadesobras o cómo last night morcilla saved my life

Hace meses que no lo pongo en el menú mensual pero sabed, que en esta casa siempre hay días que comemos sobritas bien ricas de lo que haya. Suele ser el primer lunes del mes por pura economía doméstica, o sea, depende del estado de ruina, de mis ganas de ir otra vez al Mercadona o al Ahorramás, a la tienda ésa o áquella, al mercadillo de Fuencarral o al de Tetuan… Si todos los días cocinas, casi todos los días hay que comprar algo pero ¿de verdad hay que comprar algo?

Pues la verdad que no. Somos enormemente afortunad@s por tener siempre comida disponible, hay gente que no tiene esa suerte y, encima, en la parte vip del mundo ¡tiramos la comida! Estoy muy indignada con esto, las cifras son preocupantes y no vale culpar al sistema porque estamos dentro del sistema, la cuestión es si somos capaces de tomar las decisiones correctas en cuanto al consumo de alimentos, no digo nada de lo demás, aunque sea contra el sistema.

Tirar comida es una absurdez, un contrasentido, una mezquindad muy grande, un escándalo, un horror, una falta de previsión galopante, es algo muy mal hecho, mal, mal, muy mal. Por favor, aprovechad toda la comida que compréis, pensad primero lo que realmente hace falta, reciclad sobras con nuevas cosas, echad un vistazo a los armarios de la cocina porque ¡siempre hay algo! y no se puede tirar. Estamos dando muy mal ejemplo a l@s niñ@s. Es mejor tener la nevera medio vacía y no tirar nada que tenerla medio llena o muy llena y que se pongan malas las cosas.

Hoy, como dice la canción, una morcilla mini de Burgos congelada triste y sola en el congelador me ha salvado la comida. También había pisto y pesto de ayer. ¿Qué he hecho? Un poco de arroz blanco, un huevo frito con morcillita, pisto y un poco de pesto como esparcido por toda la faz del plato que le da color y un sabor interesante. ¿Cuánto he tardado? 10 minutos y mira:

#diadesobras

Día de sobras

Cocininchis ahora hay iniciativas muy bonitas como la de #comidareal o El comidista y sus colaborador@s que nos informan de un montón de cosas, están las redes sociales que hierven de comida, sana y real y, a qué negarlo, de auténticas inmundicias grasientacas y/o mortales.

Vale que somos lo que escuchamos como dice Radio 3 o lo que pensamos o lo que hacemos aunque, sobre todo, somos mucho de lo que comemos. Hay demasiada información en todo pero ¿sabemos elegir lo que es bueno para nosotr@s? y ¿para l@s niñ@s? Estoy muy preocupada por ell@s porque les veo comer bollos industriales, zumos industriales, empanadillas industriales, pizzas industriales… No hay amor en esa comida, no hay sabiduría que transmitir, no es comida de verdad. Y Schopenhauer dijo que había consagrado su vida a la verdad…

Verdad, sabiduría, amor, son cosas de este mundo, sólo hay que encontrarlas, valen la pena.

Anuncios

MENÚ DE MARZO

Hola cocininchis, últimamente estoy muy preocupada por toda la tontería que rodea el mundo de la comida y de la cocina, lo mal que se come a pesar de toda la información o desinformación que tenemos. Leí este artículo del profesor Martínez-González y me pareció sensato, científico y contrastado. Es verdad, la dieta mediterránea es más sana que muchas otras porque está basada en alimentos naturales, combinados sabiamente según su temporada y disponibilidad.

Me asombra ver los establecimientos de comida basura abarrotados de gente que hace cola para comer ¡basura! Lo siento pero es así. Me he quedado flipada con la 5ª gama que se sirve en los restaurantes sin cocina y que sabe a cuerno quemado como diría mi abuelita, ja, ja, ja. Me quedo pluf cuando alguien me dice: total… para mi sola no voy a cocinar… ¿Por qué? Hay cosas exquisitas, sanas y rápidas como estas tostadas de ajo, tomate, bacalao ahumado y rúcula con su cervecita porque yo lo valgo.

img_20170304_202818_250

Sí, ceno sola, como sola, meriendo o desayuno sola, incluso, alguna vez, tomo el aperitivo sola y, aprovecho para innovar, comer despacio saboreando la creación como Tilda Swinton en Io sono l’amore .  Cocinar es necesario para alimentarte bien, ya sé que Pedro Vera dirá que es un #Ranciofacts pero… Como en casa, no se come en ningún sitio.

¿Os dais cuenta? Vale que somos lo que escuchamos como dicen en Radio 3, que somos lo que pensamos como creemos las filósofas, que somos lo que hacemos, lo que leemos, etc… pero, sobre todo, somos lo que comemos, es lo que alimenta nuestro cuerpo que es nuestra alma. En fin, lo de siempre: ¡COCINAD MUCHO! ¡NO COMÁIS BASURA! Y si os puede servir de orientación echadle un ojo al menu-marzo-2017 (Pdf para descargar).

menu-marzo-2017-001

MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR

Un año más llegan la navidades, bueno, que llevan llegando desde finales de octubre así que, me he tomado la libertad de poner en el menú dos días de casi ayuno para no echar a rodar cuando salgamos de la cena de Navidad y la de Nochevieja, sólo es la comida, luego, por la noche ya… tú misma. menu-diciembre-2016
Le he llamado al  menu-diciembre-2016 (PDF) más vale prevenir que curar porque, ya lo dijo Aristóteles: la virtud está en el término medio. Que hablando en plata significa que no nos pasemos, que nada es bueno en exceso. Mola probar todas las cosas ricas que haya, probarlas digo, no comer como obligados cantidades ingentes de grasazas, salsotas, asadotes, dulzorros. Para ello lo mejor sería que cocináramos nosotras mismas lo que nos apeteciera independientemente de las circunstancias, siempre comprando los alimentos menos procesados y más naturales que encontremos, por supuesto sin obsesionarse con nada y, bueno, si nos toca cenar allí o aquí ir picando de flor en flor sin atiborrarnos, todo nuestro organismo nos lo agradecerá.

¡Ah! querid@s cocininchis, tanto si sois adultos como si sois niñas y niños os aviso que he encontrado un sitio maravilloso para aprender a cocinar o mejor, para cocinear que se llama Cocinea, ya os daré más información pero este mes estaré de cocinera infantil residente preparando galletitas deliciosas, canapés supercuquis, sushi sin pescado crudo, nocilla casera triunfal, etc… Planazo para peques los viernes por la tarde que ya os diré bien con fechas y todo.

Una última cosa: no tiréis comida por favor, reutilizad, refrigerad, croquetad, congelad, invitad a los colegas, comprad con mesura, etc…