PASA LA VIDA… ¡Y EL MENÚ SIN HACER!

 

Como en esta canción de los Pata Negra, se me han pasado dos meses sin poner el menú ni una recetita ni nada. ¡Hay que ver tía! En mi descargo diré Sr. Juez , que el tiempo se ha detenido igual que en La Montaña Mágica. Sí, a veces El tiempo debe detenerse, hay que pensar mucho cocininchis, y no sólo en qué comemos mañana ; )

Y para que veáis que no miento:

Aquí tenéis las fotos de mucho pensar que me hizo mi querida amiga Celia en ese sitio tan bonito que se llama Cocinea.

Os dejo el menujulio17  en pdf para la nevera.  No sé vosotr@s pero… ¡yo no puedo estar sin él!

menujulio17-001

Para cenar, dependiendo de como llevéis la OB (operación biquini), os recomiendo una cervecita fría con encurtidos, lechuguita con tomate, frutita cortada, gazpachito, etc… Nada grasazas ni indigesto que hace ¡musha caló!

MENÚ DE ABRIL

Hola cocininchis, este mes de abril he empezado ya con el gazpacho y el salmorejo. Parece que es un sacrilegio culinario comer tomates fuera de temporada pero… ¿Y qué hacemos con esa inmensa variedad de tomates que hay en las tiendas si una es tomate adicta? Además, el tomate es un superalimento que aporta magnesio y potasio, vitaminas, licopeno, no engorda nada, está riquísimo y pega con todo ¿no? En mi casa dicen que viven en la dictadura del tomate, ja, ja, ja, ¡pobrecinos!

Os dejo como cada mes el MENÚ ABRIL 2017 en pdf para la nevera. Mola tener una guía aunque luego nos la saltemos.

MENÚ ABRIL 2017-001

Menú de abril

Así que os lo digo, pienso hacer unas cuantas recetas fáciles con bien de tomate: mantequilla de tomate de la tía Cuca, la receta más fácil del mundo con tomate, tomates verdes fritos, zumo de tomate, etc…

¡VIVA EL TOMATE!

320px-cuor_di_bue_3in1

MENÚ DE MARZO

Hola cocininchis, últimamente estoy muy preocupada por toda la tontería que rodea el mundo de la comida y de la cocina, lo mal que se come a pesar de toda la información o desinformación que tenemos. Leí este artículo del profesor Martínez-González y me pareció sensato, científico y contrastado. Es verdad, la dieta mediterránea es más sana que muchas otras porque está basada en alimentos naturales, combinados sabiamente según su temporada y disponibilidad.

Me asombra ver los establecimientos de comida basura abarrotados de gente que hace cola para comer ¡basura! Lo siento pero es así. Me he quedado flipada con la 5ª gama que se sirve en los restaurantes sin cocina y que sabe a cuerno quemado como diría mi abuelita, ja, ja, ja. Me quedo pluf cuando alguien me dice: total… para mi sola no voy a cocinar… ¿Por qué? Hay cosas exquisitas, sanas y rápidas como estas tostadas de ajo, tomate, bacalao ahumado y rúcula con su cervecita porque yo lo valgo.

img_20170304_202818_250

Sí, ceno sola, como sola, meriendo o desayuno sola, incluso, alguna vez, tomo el aperitivo sola y, aprovecho para innovar, comer despacio saboreando la creación como Tilda Swinton en Io sono l’amore .  Cocinar es necesario para alimentarte bien, ya sé que Pedro Vera dirá que es un #Ranciofacts pero… Como en casa, no se come en ningún sitio.

¿Os dais cuenta? Vale que somos lo que escuchamos como dicen en Radio 3, que somos lo que pensamos como creemos las filósofas, que somos lo que hacemos, lo que leemos, etc… pero, sobre todo, somos lo que comemos, es lo que alimenta nuestro cuerpo que es nuestra alma. En fin, lo de siempre: ¡COCINAD MUCHO! ¡NO COMÁIS BASURA! Y si os puede servir de orientación echadle un ojo al menu-marzo-2017 (Pdf para descargar).

menu-marzo-2017-001

MENÚ DE FEBRERO

Vale, vale, me he saltado casi una semana de febrero, estaba pensando muchas cosas a la vez y… pum! Es día 7! Pero no se me ha olvidado hacer un menú sano y feliz para vosotros, queridos/as cocininchis del universo mundo.

He puesto platos bastante ligeros y, algunos, como el caldo gallego que es más contundente pues no le pongo mucha grasaza y en paz. menu-febrero17 (PDF)

menu-febrero17-001

Si veis mis fotos de instagram os podréis hacer idea más fácilmente de lo que suelen ser los platos del menú y, para cenar, algo ligero y de fácil digestión, sin complicarse mucho la vida, ahora estoy descubriendo el mundo crudivegano y ¡moooola! es sencillo y sano. ¡Os mantendré puntualmente informad@s!

Como ya os he contado, ahora soy cocinera infantil residente en Cocinea, o sea, que si tenéis 5 o 6 años o más, os podéis venir a aprender cómo se preparan las comidas más deliciosas que jamás hayáis probado, dulces, saladas, picantes, burbujeantes, calientes o frías. Estoy pensando lo que vamos a hacer en los próximos talleres pero creo… que será dulce. ¿Qué os apetece más aprender a cocinar niños y niñas? ¡Ah! y creo que también podréis venir con papá y mamá, abuela, tito o quien quiera acompañaros y aprender con vosotros.

¡Cocinad mucho y sed felices!

EL PLANAZO

Querid@s cocininchis, hay pocas cosas tan apasionantes como aprender a hacer algo que te guste, te interese o te haga feliz y, ya sabéis que a mí, personalmente, me encanta cocinar, probar nuevas recetas, alimentos exóticos o preparaciones que no conozco; así que el pasado viernes asistí al taller de Street food que impartió Jesús India en Cocinea.

El planazo de viernes noche comenzó a las 19,30. El menú era el siguiente:

  • Arepas “La Reina pepiada”
  • American ribs con salsa barbacoa casera
  • Bao de panceta caramelizada
  • Crepes de Mascarpone, frutos rojos y salsa de chocolate y cardamomo

Éramos 7 aprendices de cocina felices con las manos en las masas; hicimos dos: la del bao con harina de trigo y la de las arepas con harina de maíz precocida amarilla Pan. Luego ya empezamos a hacer las arepas y el relleno de pollo, cebolla morada, aguacate y mayonesa de lima que me tocó hacerla a mi. Y empezamos a cenar que ya teníamos las glándulas salivares a tope ¡Nunca las había probado! Están deliciosas y son aptas para celiacos porque se usa harina de maíz.

Después de las arepas Jesús nos enseñó a hacer una salsa barbacoa casera buenísima y muy fácil, pintamos las costillas asadas con ella y las horneamos un rato. ¡Exquisitas! ¡Superjugosas! La salsa barbacoa casera está infinitamente más buena que la comprada.

¡Ah! por supuesto, ya que estábamos cocinando como en nuestra casa, con música y todo, nos tomamos una cervecita, un vino, un refresco, cada uno lo que le apetecía y seguimos con los baos. La masa había reposado casi una hora.

Y aunque había oído hablar de los baos, tampoco los había probado así que más emoción porque cuando le di un mordisco al bocadillito que veis en la foto aluciné en colores cocininchis. Panceta caramelizada con panela que es un azúcar sin refinar, cebolla morada, rúcula para aligerar nos dijo Jesús, cilantro, salsa Hoisin, cacahuete machacado y el pancito cocinado al vapor. ¡Increíble! nunca había probado nada igual, delicioso, raro, exótico, todo lo que diga es poco.

Y bueno, todo el rato hablando, partiendo, amasando, riéndonos porque Cocinea tiene ventanas a la calle y la gente se paraba fuera a ver qué estábamos haciendo. Y llegó la hora del postre casi sin darnos cuenta.

El crepe estaba relleno de mascarpone con azúcar glacé, mermelada de frutos rojos y regado con la salsa de chocolate y cardamomo y unas frambuesas encima. A mí lo dulce no suele gustarme mucho, aunque me estoy obligando porque me parece un fallo que tengo. Pues bueno, para que veas, me encantó la mezcla, el chocolate aromatizado con el cardamomo hacía del conjunto de sabores algo totalmente inesperado. Para el postre ya nos sentamos porque como el taller era de cocina callejera nos lo íbamos comiendo todo según lo acabábamos de hacer, de pie, en la cocina.

En fin que acabamos como a las 11 de la noche y nos fuimos todos tan felices con un magnífco sabor de boca, habiendo pasado un rato de lo más creativo y agradable y, sobre todo querid@s cocininchis ¡aprendimos un montón de cosas! y no sólo del excelente profesor Jesús India, sino que todo el mundo tenía un truquito o algún conocimiento culinario o no, para compartir.

Os recomiendo vivamente los talleres de Cocinea:  te lo pasas muy bien, conoces gente, cenas en un restaurante de lujo, es un planazo para hacer sola o acompañada, los hay muy variados y apetecibles, de niños y de adultos; hoy, sin ir más lejos hay uno de Noodles con Alex Zurdo.

Ya que he aprendido a hacer todas estas delicias y como soy partidaria de compartir conocimiento sea del tipo que sea, estad pendientes de Cocina libre y sé feliz, iré desvelando poco a poco el misterio porque, otro detallito del taller es que te dan las recetas para que practiques. ¡Ay! ¡Me encantó!

TODO ES CROQUETABLE I

¡Hola querid@s cocininchis! ¡Quién lo iba a decir! ¡Hoy es el día internacional de la croqueta! Yo ni idea pero, ahí está mi amiga Celia que me lo recuerda y, de paso me dice: te podías poner algo de la croqueta ¿no? Y claro que sí, me encantan las croquetas como a casi cualquier persona humana, además, es un tema que quería tratar hace tiempo porque mientras croqueto pienso mucho. Esta es la parte I de todo es croquetable, la parte II la pongo en mi blog de pensar pensareslibre.wordpress.com

Aunque hoy hacemos las croquetas de toda la vida, o sea, jamón y pollo, quiero que tengas presente que: ¡Todo es croquetable! A ver qué se te ocurre…

Ingredientes para 20 o 30 croquetas: 250 grs. de pollo cocido, asado, a la plancha… otros 200 grs. aprox de jamón serrano en taquitos, ½ cebolla, 2 o 3 cucharadas soperas de harina, 1 l. de leche, aceite de oliva virgen extra, sal, nuez moscada si te gusta. Huevo y pan rallado, aceite para freír, la de girasol va bien.

Ponemos a fuego medio una olla con fondo y un culín de aceite y un trocito de mantequilla, troceamos el pollo y reservamos, troceamos la cebolla y la ponemos a pochar en el aceite hasta que esté dorada. Echamos los taquitos de jamón y los rehogamos un minuto, echamos el pollo y damos unas vueltas con lo demás, echamos 2 o 3 cucharadas soperas de harina y empezamos a remover hasta que la harina se dore y quede incorporada al resto de los ingredientes. Empezamos a echar leche, poco a poco, viendo cómo se va espesando la bechamel. Si nos pasamos con la leche nos quedará muy líquida y no podremos hacer croquetas, por eso lo mejor es que la bechamel nos vaya pidiendo la leche.

En ningún momento dejamos de remover, a medida que la bechamel se vaya calentando, se irá espesando, si vemos que no podemos remover y está empezando a hervir, le echamos más leche. Probar de sal, siempre se le añade un poco y nuez moscada si te gusta.  No tiene que hervir mucho, con 5 minutos ya estará. Al principio es mejor que te salga espesa para que luego sea más fácil hacer las croquetas. Más o menos con la textura de un rissotto la bechamel estará perfecta. Ten en cuenta que hay gente que le hace con varillas de batir y la tiene hirviendo más rato, hasta que se despega de las paredes de la olla. Como tú veas, hay muchas maneras de hacer bechamel, yo te cuento la que me enseñó mi madre.

La dejamos enfriar una noche o así. Formamos las croquetas con dos cucharas o con las manos, pasamos por pan rallado o harina, damos forma, por huevo batido y otra vez por pan rallado. Freímos en abundante aceite muy caliente.

Puedes hacerlas de pescado, de queso azul, de setas, de carne de cocido, en vez de con leche con caldo o con leche de soja, de verduras, etc, etc… ¡Ah! por supuesto El comidista ha puesto receta y Andoni Aduriz ayer, en El País hizo bechamel con kuzu, sin harina o sea que… ¡Ancha es Castilla cocininchis!

TALLERES INFANTILES DE COCINA EN COCINEA

¡Feliz año querid@s cocininchis! Como suele pasar (mi vida es una auténtica aventura delirante, inquietante, maravillosa y cansada); no sé en qué día vivo, no sé lo que voy a hacer mañana, no sé tampoco qué voy a comer aunque me haga un menú mensual, en fin, soy socrática a más no poder y mi lema siempre será el no saber. Me gusta aprender como a cualquier niña de mi edad (46, a qué negarlo).

Veréis, en diciembre he estado haciendo talleres infantiles de cocina en cocinea, ese sitio supercool, bonito a rabiar, espacioso, luminoso, acogedor y, dónde… yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar brochetas a tomates más allá de las bolas de mozzarella, he visto el horno brillar en la oscuridad cerca de las galletas de jengibre. Todos esos momentos se reunirán… en enero… como risas en la cocina… es hora de cocinar.

Tengo el placer de anunciaros que en enero seguiremos haciendo comidas alucinantes, deliciosas, divertidas, sanas, con mucho chocolate, y frutas, o un toque picante, o uno de canela, de México, de aquí o de allí. Así que ya os podéis ir apuntando en cocinea calendario si queréis saber lo que es bueno.

  • Viernes 13 de enero: haremos minitarta Sacher con mermelada casera y batido de plátano con canela.
  • Viernes 20 de enero: prepararemos nuggets de pollo deliciosos y mojito infantil.
  • Viernes 27 de enero: Gran fiesta mexicana, con tortillas de maíz, pollo o carne, guacamole y, de beber zumo fresado.

En fin, a lo que íbamos, aprender cualquier cosa es un excelente propósito para este nuevo año reluciente que comienza, ser socrática hasta en la cocina, aprender, aprender siempre algo nuevo, algo que nos apasione, que nos haga felices, que ilumine nuestro camino y el de los que van con nosotros.

TALLER DE COCINA INFANTIL

Querid@s cocininchis ¡qué contenta estoy! Este mes de diciembre estaré en Cocinea haciendo talleres de cocina infantil. Es un sitio superbonito para cocinear, pasárselo muy bien y aprender a hacer un montón de recetas sanas y divertidas. El primero es el próximo viernes 16. ¡Apúntate ya! Porque…

cartel

Próximos talleres en diciembre:

  • Viernes 23 prepararemos aperitivos variados para estas fiestas.
  • Miércoles 28 haremos sushi infantil sin pescado crudo y aprenderemos a comer con palillos.
  • Viernes 30 amasaremos las más deliciosas galletas navideñas que jamás hayas probado y que se cuelgan del árbol si llegan.

Cada semana os iré informando del siguiente taller para que os podáis apuntar sin prisas, eso sí, las plazas son limitadas. ¡No te quedes es tu casa aburrid@ y vente a cocinar a Cocinea! Yo cocineo, tú cocineas, tod@s cocineamos.

MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR

Un año más llegan la navidades, bueno, que llevan llegando desde finales de octubre así que, me he tomado la libertad de poner en el menú dos días de casi ayuno para no echar a rodar cuando salgamos de la cena de Navidad y la de Nochevieja, sólo es la comida, luego, por la noche ya… tú misma. menu-diciembre-2016
Le he llamado al  menu-diciembre-2016 (PDF) más vale prevenir que curar porque, ya lo dijo Aristóteles: la virtud está en el término medio. Que hablando en plata significa que no nos pasemos, que nada es bueno en exceso. Mola probar todas las cosas ricas que haya, probarlas digo, no comer como obligados cantidades ingentes de grasazas, salsotas, asadotes, dulzorros. Para ello lo mejor sería que cocináramos nosotras mismas lo que nos apeteciera independientemente de las circunstancias, siempre comprando los alimentos menos procesados y más naturales que encontremos, por supuesto sin obsesionarse con nada y, bueno, si nos toca cenar allí o aquí ir picando de flor en flor sin atiborrarnos, todo nuestro organismo nos lo agradecerá.

¡Ah! querid@s cocininchis, tanto si sois adultos como si sois niñas y niños os aviso que he encontrado un sitio maravilloso para aprender a cocinar o mejor, para cocinear que se llama Cocinea, ya os daré más información pero este mes estaré de cocinera infantil residente preparando galletitas deliciosas, canapés supercuquis, sushi sin pescado crudo, nocilla casera triunfal, etc… Planazo para peques los viernes por la tarde que ya os diré bien con fechas y todo.

Una última cosa: no tiréis comida por favor, reutilizad, refrigerad, croquetad, congelad, invitad a los colegas, comprad con mesura, etc…

La lasaña de El Comidista

Querido Comidista: te idolatro sin paliativos, todo lo que tocan tus rosados dedos cual aurora homérica me regocija en lo más profundo de mi ser. Frío el pescado como Ana Ramírez gracias a que tú, ¡oh, el más cool del universo! la entrevistaste el otro día. Hice vuestras* galletas de jengibre y, aunque me salieron un montón más de las que ponía en la receta, no me importó porque estaban tan buenas que no llegaron al día siguiente (las hice por la tarde). Le he encargado alubias de Tolosa a un amigo que va para allá en pos de conseguir hacerlas como las de El Frontón. El día que me respondiste a lo de los chupitos de nabo con esa gracia que te adorna, en fin, me morí de risa, roneé bastante con los colegas, ¿me empoderé? ¿se dice así no? Pensé, si Mikel se digna a responder a mis boberías, ¿qué no podré yo ya lograr en esta vida?

Total que ayer o antes de ayer, o hace dos semanas, no sé en qué día vivo; pusiste el vídeo de la lasaña de calabaza y, como cegada por tu luz me dispuse a hacerla con las variaciones que convienen a mi idiosincrasia, o sea: Primero, con bechamel. Segundo, a mi hija adolescente no le gusta la calabaza así que, pensé disimularla con tomate natural poco frito y bien ácido. ¡Ah! y por último, en vez de requesón puse queso manchego curado para un plus de sabor, cosa necesaria porque mi marido es vegetariano y las salchichas frescas me las salté. Vamos, el Aleph en mi propio horno gracias a ti. Sé que no te importará que la haga my way, creo que lo que me tiene más colada por tus huesos es la hetorodoxia innata que paseas airoso por do quiera que vas. ¡Ay!

Ingredientes: los que dice Mikel o, en mi versión vegetariana hay un buen trozo de calabaza, kilo y medio de tomates maduros, 300 gr. de queso manchego, harina, aceite de oliva, mantequilla, leche, sal y cebolla pera la bechamel; mezcla de 5 quesos para gratinar.

 

Lo primero pelar los tomates y trocearlos groseramente, sofreirlos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra, orégano y sal; a fuego vivo, 15 ó 20 minutos. Cortar lonchas de calabaza de medio centímetro de grosor aprox. y colocar en la fuente de horno previamente engrasada; cortar lonchas de queso manchego transparentes casi y colocar encima de la calabaza, echar tomate por encima. Y seguir así hasta que se acaben los ingredientes o no te quepa más en la fuente. Yo dejé huecos entre los ingredientes para que la bechamel penetrara los intersticios.

La bechamel, ¿cómo no? la explica él con alegría, yo hago la que me enseño mi madre que es la que ves en las fotos, menos la fase de la leche que se me olvidó hacer la foto. Pongo un poquito de aceite y un poquito de mantequilla, corto cebolla en brunoise y sofrío hasta que esté dorada, echo dos cucharadas rasas de harina, dejo que se tueste con la grasita y la cebollita y empiezo a agregar leche removiendo todo el rato, echo sal y pruebo. La leche se echa poco a poco y se espera hasta que hierva y se espese, así controlas el espesor de la bechamel, yo la necesitaba espesa porque la lasaña la horneé tapada un rato (20 minutos) y soltó mucho jugo, luego la tuve destapada 10 minutos más para que se le evaporara. La saqué, le eché la bechamel, el queso de gratinar y aros de pimiento rojo crudo. Otro ratito al horno para gratinarla… et voilá!

img_20161126_141127

El Aleph

No puedo describir el sabor conseguido sólo darte las gracias por ser una inspiración para toda esa gente que puede hacer la paella con chorizo.

*Vuestras, me refiero, claro, a tu excelente equipo de colaboradoras y colaboradores.