EL HECHO CREATIVO CULINARIO

Hola cocininchis, estoy experimentando mucho, reflexionando puramente a las 6,30 de la mañana, pensando a mansalva sobre todo y teniendo una especie de epifanías culinarias que me tienen fascinada. Los resultados, mejor o peor, son siempre esperanzadores y me llenan de confianza.

Una epifanía es la manifestación de una cosa, así, ¡pum! va y aparece clara y distinta en tu pobre vieja cabeza loca. Y como a mí me mola cocinar pues se me manifiestan creaciones culinarias que van haciéndose ante mis atónitos ojos. Es como un baile de ingredientes, preparaciones, aliños, formas de emplatar, de comerlo después… El alucine de veras. Da igual que lo que se te ocurra ya esté inventado y que sepas más o menos cómo hacerlo, tú lo estás creando de nuevo con lo que sabes que tienes, adaptándolo a los gustos de los tuyos, a sus dietas o intolerancias, a tus conocimientos y a tu desconocimiento, a tu capacidad de innovación, de errar sin desanimarte.M E N Ú D E J U L I O-001

La cocina es un arte y, como todo arte es infinito, no hay límites ni dogmas que deban ser respetados, no hay que ser un integrista de nada. Cocinar además es un arte que implica a los demás, estoy pensando en mi familia que es muy especialita con el papeo, en mis colegas, en mis alumn@s, en l@s que os molestáis en leer esto.

Os dejo el M E N Ú D E J U L I O y una receta de lasaña vegetariana que aprendí a hacer yo solita comiéndola un día en El Faro de Cádiz. Restaurante muy recomendable, con opciones vegetarianas, pescados deliciosos, tapas maravillosas, fino, papas aliñas míticas.

Necesitamos calabacines, tomate frito casero, queso manchego curado o el que más te mole a ti y bechamel.

Primero hacemos el tomate en una sartén o perolo, yo lo hago con cebollita pochada en aceite primero, luego echo un bote de tomate entero pelado grande, sal y una nadita de azúcar. Lo dejas una hora y media o dos horas a fuego lento hasta que se ponga rojo intenso y pierda agua.

Luego ponemos a asar las lonchas de calabacín en el horno, a 180º 10 o 15 minutos, depende como te guste de crujiente. Y empezamos a montar la lasaña como ves en las fotos, capa de calabacín, capa de tomate, capa de queso manchego, otra de calabacín y por encima bechamel.

¿Cómo hago la bechamel? Pongo un pegote de mantequilla a calentar, echo una cucharada sopera de harina, remuevo hasta que se tuesta, echo medio litro de leche o más, según la quiera de espesa, un poco de sal y remuevo constantemente hasta que hierve y se espesa, ya está lista para cubrir la lasañita!

Al horno otro ratito para dorarla, puedes echarle queso en polvo o pan rallado o nada como yo que no debía tener ese día de nada. Está buenísima y es otra manera de hacer lasaña. Se puede hacer de berenjenas, apionabo, patatas…

Es verano por fin y os animo a hacer batidos fresquitos de pera, menta y leche de vaca o vegetal; pepino con yogur griego, menta, limón, ajo y sal; mango batido con leche de coco y hielo; gazpachito por supuesto, ajoblanco que es con almendras, zumo de tomate natural con apio y limón… Las combinaciones son infinitas.

Anuncios

MENÚ DE ABRIL

Hola cocininchis ¿qué tal las vacaciones? ¿Nos hemos pasado un poquito con las tapitas, birritas, torrijitas? Pues no os preocupéis que aquí os traigo el MENÚ DE ABRIL 2018 para que tod@s junt@s y felices nos podamos abrochar los pantalones, subirnos la cremallera de la falda y que no nos revienten las mallas del mercadillo.

MENÚ DE ABRIL 2018-001

Menos mal que queda mucho para la operación bikini así que tenemos tiempo de hacer un poco de deporte sin agonías, de comer más verduras y frutas frescas; en la página  Soydetemporada tienes lo que está en su sazón y justo precio. De cenar pronto y poco aunque pasemos una mijita de hambre antes de acostarnos; yo me tomo una Alhambra que llena bastante, está deliciosa y duermes mejor. Para cenar hago cosas como esta:

Cenaligera

Más fácil imposible, tomate, pepinitos, banderillas, huevo cocido y ensalada de pimientos asados que es poner los pimientos enteros en el horno, a baja temperatura durante horas o, a alta temperatura menos rato. Los volteas de vez en cuando y, cuando estén agachados ya están, esperas a que se enfríen y los pelas. Les haces un aliñito de ajo, perejil, tomillo, estragón, sal, vinagre, aove, lo que tengas y apañado.

Por supuesto tú haz lo que quieras y lo que te guste, esto sólo son ejemplos que me funcionan a mi pero, como cada una es un mundo pues lo mismo no te gustan los pepinitos y sí los rábanos, la cerveza te da gases y prefieres el zumo de tomate natural, cenas tarde y es tu comida principal del día, en fin a tú manera siempre, con lo que te mole a ti cocininchi.

 

MENÚ DE FEBRERO Y SOPITA VEGAN

Hola cocininchis, está nevando un montón y os voy a dar la receta de una sopita calentita y amor para que os reconfortéis sanamente. Vale para comer o cenar, se le puede echar huevo, tofu, jamón, trocitos de pan, legumbres, lo que te apetezca o tengas por ahí, y según tu dieta. Esta que pongo es vegana porque sólo tiene verduras y legumbres.

INGREDIENTES: Verduras variadas, en este caso era una bandeja de verduras para cocido, calabaza, tomate entero pelado y alubias cocidas que tenía de otro día, sal, especias. A veces, si no tengo caldo le echo una pastilla sin glutamato monosódico que compro en el herbolario.

Sólo tienes que poner un chorreón de aceite en una olla a fuego medio y hacer el sofrito: primero el puerro y el apio troceados, luego las zanahorias y el tomate que se rehoguen bien a fuego fuerte. Chorrito de fino o manzanilla que dejamos evaporar y agregamos caldo que tengamos o agua y/o pastilla de caldo, sal, especias, etc… Yo tenía alubias con su caldito oscuro y eso le eché. Luego agregué calabaza cortada, nabos cortados y tiras de repollo, lo dejé hervir a fuego lento 20 minutos o así y ¡Gloria pura!

Si ves que no te mola masticar trozos de verduras blanditas o tus niñ@s no te comen pues lo puedes batir y pasar por el chino para que te quede una fina crema de verduras.

Ah! También os dejo el menú de febrero por si os sirve de pauta:

MENÚ FEBRERO 18-001

Hoy toca macarrones con chorizo y ¡no tengo chorizo! Así que improvisando que es gerundio. En los próximos días podré la receta de las galletitas de quinoa mejoradas, ya he hecho dos pruebas, la segunda era alucinante:

IMG_20180202_202331.jpg

MENÚ DE ENERO

Feliz año cocininchis! Quizá uno de vuestros propósitos de año nuevo sea comer más sano y, no es por darme aires pero… ya sabes que hago el menú mensual precisamente con ese objetivo: comer sano, estar bien, cocinar libre y ser feliz.

No puedo describir con palabras la gran alegría que siento cuando estoy haciendo inventos en la cocina, nunca hago nada igual que nada ni que nadie, escucho música, me tomo una cerveza, me como una banderilla, echo esto o aquello, machaco cardamomos, vienen amigas, me salen galletas durísimas pero muy buenas, fracaso estrepitosamente y aprendo de ello, no me rindo y pruebo todo lo que me voy encontrando por el mundo, frío, empano, corto, emulsiono, salteo, cocino al vapor, a baja temperatura, a alta… en fin: hago lo que me sale en ese momento, ¿es esto la intuición? Estoy segura que mi colega y amigo Immanuel Kant, diría que sí, sobre todo si pudiera probar el resultado.MENÚ ENERO 2018-001

 

Como puedes ver hay predominio de lo vegetal y ningún día se come lo mismo porque hay infinitas maneras de hacer las cosas. Pdf para la nevera: MENÚ ENERO 2018

Por la noche como hace tanto frío hago sopita mil verduritas que es la próxima receta sencilla que pondré, estoy haciendo las fotos. Cocinad mucho y sed muy felices!

LA RECETA MÁS FÁCIL DEL MUNDO – TOSTADA DE AJO

Hola cocininchis, ayer hablando con mi amiga Celia, me dice que hay mucha gente que no sabe lo que es pochar o un sofrito o cómo se hace un caldo, etc… Es decir, cosas básicas de la cocina. Así que, como yo tampoco soy ninguna experta pero tengo oficio como dicen, me he propuesto contaros cosas básicas como la de hoy, la tostada de ajo, que vale para un roto y para un descosido, como desayuno, merienda, comida, cena, banquete molón…

INGREDIENTES BÁSICOS: Pan, aceite de oliva virgen extra (es decir, la que está obtenida exclusivamente por procedimientos mecánicos, sin ningún refinado posterior), ajo, sal, tomate y lo que haya: jamón serrano o york, queso, salmón, rúcula, anchoas, salchichón, huevo, aguacate… lo que te apetezca, la tostada de ajo va con todo.

Primero tostamos el pan, el de la foto estaba un poco duro porque era de hacía dos días pero da igual, al tostarlo se ablanda. Luego, cuando el pan está tostadito, froto el ajo; a mí me mola extra ajo pero tú verás cuánto lo frotas. Luego le pones el aceite, el tomate (rallado, en rodajas, trozos) y la sal. Caprice des deux cocininchis, fácil, sanísima, vegana, natural, deliciosa.

Por supuesto habrá infinitas maneras de hacerla. Esta es otra de bacalao ahumado y rúcula con su cervecita de dormir feliz.

img_20170304_202818_250

Tostada de ajo, tomate, bacalao y rúcula

Este tipo de recetas muy simples dan siempre el mejor resultado porque son sabores puros procedentes de la naturaleza. Y sí, hay un ligero inconveniente, el olor a ajo que te acompaña durante un ratino, no pasa nada, que estamos en confianza ; )

 

 

La lasaña de El Comidista

Querido Comidista: te idolatro sin paliativos, todo lo que tocan tus rosados dedos cual aurora homérica me regocija en lo más profundo de mi ser. Frío el pescado como Ana Ramírez gracias a que tú, ¡oh, el más cool del universo! la entrevistaste el otro día. Hice vuestras* galletas de jengibre y, aunque me salieron un montón más de las que ponía en la receta, no me importó porque estaban tan buenas que no llegaron al día siguiente (las hice por la tarde). Le he encargado alubias de Tolosa a un amigo que va para allá en pos de conseguir hacerlas como las de El Frontón. El día que me respondiste a lo de los chupitos de nabo con esa gracia que te adorna, en fin, me morí de risa, roneé bastante con los colegas, ¿me empoderé? ¿se dice así no? Pensé, si Mikel se digna a responder a mis boberías, ¿qué no podré yo ya lograr en esta vida?

Total que ayer o antes de ayer, o hace dos semanas, no sé en qué día vivo; pusiste el vídeo de la lasaña de calabaza y, como cegada por tu luz me dispuse a hacerla con las variaciones que convienen a mi idiosincrasia, o sea: Primero, con bechamel. Segundo, a mi hija adolescente no le gusta la calabaza así que, pensé disimularla con tomate natural poco frito y bien ácido. ¡Ah! y por último, en vez de requesón puse queso manchego curado para un plus de sabor, cosa necesaria porque mi marido es vegetariano y las salchichas frescas me las salté. Vamos, el Aleph en mi propio horno gracias a ti. Sé que no te importará que la haga my way, creo que lo que me tiene más colada por tus huesos es la hetorodoxia innata que paseas airoso por do quiera que vas. ¡Ay!

Ingredientes: los que dice Mikel o, en mi versión vegetariana hay un buen trozo de calabaza, kilo y medio de tomates maduros, 300 gr. de queso manchego, harina, aceite de oliva, mantequilla, leche, sal y cebolla pera la bechamel; mezcla de 5 quesos para gratinar.

 

Lo primero pelar los tomates y trocearlos groseramente, sofreirlos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra, orégano y sal; a fuego vivo, 15 ó 20 minutos. Cortar lonchas de calabaza de medio centímetro de grosor aprox. y colocar en la fuente de horno previamente engrasada; cortar lonchas de queso manchego transparentes casi y colocar encima de la calabaza, echar tomate por encima. Y seguir así hasta que se acaben los ingredientes o no te quepa más en la fuente. Yo dejé huecos entre los ingredientes para que la bechamel penetrara los intersticios.

La bechamel, ¿cómo no? la explica él con alegría, yo hago la que me enseño mi madre que es la que ves en las fotos, menos la fase de la leche que se me olvidó hacer la foto. Pongo un poquito de aceite y un poquito de mantequilla, corto cebolla en brunoise y sofrío hasta que esté dorada, echo dos cucharadas rasas de harina, dejo que se tueste con la grasita y la cebollita y empiezo a agregar leche removiendo todo el rato, echo sal y pruebo. La leche se echa poco a poco y se espera hasta que hierva y se espese, así controlas el espesor de la bechamel, yo la necesitaba espesa porque la lasaña la horneé tapada un rato (20 minutos) y soltó mucho jugo, luego la tuve destapada 10 minutos más para que se le evaporara. La saqué, le eché la bechamel, el queso de gratinar y aros de pimiento rojo crudo. Otro ratito al horno para gratinarla… et voilá!

img_20161126_141127

El Aleph

No puedo describir el sabor conseguido sólo darte las gracias por ser una inspiración para toda esa gente que puede hacer la paella con chorizo.

*Vuestras, me refiero, claro, a tu excelente equipo de colaboradoras y colaboradores.

Menú de febrero

Ya sabéis que en mi casa sólo se come un plato equilibrado y nada más. Será la edad, el arte de la prudencia o el cansancio estomacal pero, pienso que no es necesario comer primero, segundo y postre. Este finde leí en el suplemento La buena vida que beber un vaso de agua antes de comer sacia un poquito, que masticar mucho hace que comamos más despacio y nuestra digestión sea más ligera. Por lo visto, nuestro cerebro envía la señal de saciedad a los 20 minutos de haber empezado a comer así que… Take it easy!

Menú febrero 2016

Y si lo quieres en Pdf para tu nevera: MENÚ FEBRERO 2016

Ah! si quieres ver las cosas que voy haciendo, ahora estoy muy enrollada con Instagram @cocinalibreysefeliz

ANTE TODO MODERACIÓN

Hola querid@s cocininchis! como me están ampliando la cocina, cosa de todo punto irrealizable, para que sepáis que en mi cocina como en la de cualquiera, se consiguen imposibles, imponderables, inconmensurables, etc… Me he tenido que mudar a casa de mi querida suegra, que dios la tenga en su gloria.

He conseguido una wifi portátil y aquí estoy poniendo el MENÚ DICEMBRE 2015 MODERACIÓN ANTE TODO, escuchando Radio 3, cocinando, pensando en truchas para niños…

Un deseo para el mes que se nos echa encima: NO NOS PASEMOS, ANTE TODO MODERACIÓN. No mola quedarse como una boa constrictor, como el Sr. Creosota y que no te puedas tomar una mísera laminita de menta.

Menúdiciembre2015

A DIOS PONGO POR TESTIGO…

Uf! querid@s cocininchis! he estado mala! cosa que no suele sucederme. He padecido ese mal que se padece en silencio así que… a buen entended@r… También me he reído mucho, a qué negarlo y, se han reído mucho de mi… En fin, que como Scarlet O’hara: A dios pongo…

Es políticamente correcto hablar de hemorroides, estreñimiento, fluidez en el tránsito intestinal, etc…, en un blog de cocina? No, vale, no parece lo mejor pero es que es justo la alimentación lo que nos puede salvar en esos momentos de desesperación. Así que hoy os pongo una receta de papilla de cereales absolutamente exquisita de mi propia invención.

Ingredientes: Copos de avena, salvado de trigo o avena, pasas, nueces, arándanos, pipas de calabaza, azúcar vainillado, leche entera. Se puede, en realidad, echar lo que te parezca: canela, miel, azúcar moreno, levadura de cerveza, almendras, piñones, frutas desecadas, leche de soja, almendra, coco, coco rallado… las posibilidades son infinitas, como tu imaginación.

ingredientes papilla cereales

Echamos la cantidad de cada ingrediente que nos parezca, con predominio de los copos de avena y el salvado, luego los frutos secos con moderación.

cereales picados

Lo pones en la picadora y le das hasta que quede bien triturado, así conseguimos que nuestra papilla sea instantánea, lo que sobre se guarda en un bote para mañana.

cereales triturados

Con tres cucharadas soperas de este preparado te sale un cuenco de papilla. Lo pones al fuego medio para tostar los cereales, le he puesto una cucharadita de azúcar vainillado. Otros días le pongo azúcar morena y un toque de canela.

Papilla de cereales

Los tuestas en uno o dos minutos y le echas un vaso de leche o más, depende de cómo te guste de espesa. Sigues removiendo hasta que empiece a espesarse y, finalmente hierva. La apagas y la viertes en tu cuenquito de desayuno, merienda o cena.

Papilla de cereales

Está buenísima, tiene fibra de los cereales, vitaminas de las frutas (puedes añadirle fruta fresca), calcio de la leche, minerales como el selenio de las nueces, … Es un buen, buen desayuno y, sobre todo, previene, combate, gana la batalla del estreñimiento. Ah! a los niñ@s les ha encantado.

GALLETAS DE AVENA CON CHOCOLATE

Ayer les prometí a mis alumn@s de la Escuela Infantil Cascanueces de Velilla de San Antonio, poner la receta de las galletas de avena con chocolate.

Necesitamos: 200 grs. de copos de avena, 100 grs. de harina, 70-100 grs. de azúcar vainillado, 100 grs. de mantequilla fundida, 1 huevo, 1/2 sobre de levadura y 150 grs. aprox. de pepitas de chocolate.

galletas de avena ingredientes

En la foto he puesto también azúcar moreno, por si no tienes del de vainilla pero, salen más ricas con vainilla, aunque sea un botecito de esencia.

Primero mezclamos en un bol, los copos de avena, la harina y la levadura. Yo ahora echo menos harina y la sustituyo por salvado de trigo o avena. Suelo tamizar la harina y la levadura para que cojan aire pero no es necesario. Preparo en una jarrita una crema con el azúcar, el huevo y la mantequilla fundida o a punto de pomada; lo bato todo con las varillas durante 2 o 3 minutos. Echo la crema a los copos y empiezo a mezclar con movimientos envolventes. Echo las pepitas de chocolate.

Galletas de avena

Remuevo y voy integrando todos los ingredientes hasta que me queda una masa homogénea. Ponemos el horno, arriba y abajo con el ventilador, si lo tenemos, a 170º. Tendremos que hornearlas unos 15 o 20 minutos, depende de cómo las hayamos hecho de gordas o grandes. Mientras se calienta el horno, llamo a l@s niñ@s y nos humedecemos las manos para dar forma a la galletas. Como tienen bastante sustancia, es mejor hacerlas pequeñitas porque, luego se inflan un poquito.

Galletas de avena

Si el horno ha alcanzado los 170º ya están listas para hornear. Suelen estar hechas cuando empieza a oler toda la casa a galletas y las vecinas vienen a preguntar: ¿qué es eso que huele tan bien?

Galletas de avena

Con esta cantidad de ingredientes, suelen salir unas 30 galletas. ¡Ah! como ya sabéis, me gusta innovar, así que últimamente, sustituyo el chocolate por arándanos secos triturados o nueces o cacao en polvo, le echo un poco de aceite de coco en vez de vainilla, etc… En fin, lo que tenga y lo que se me pase por la cabeza en ese momento. Está bien aprender una receta pero lo mejor, como en todo es, inventarla de nuevo.