MARIGALLETITAS (ROAD MOVIE)

<<La vida no puede soportarse sin paliativos>> Sigmund Freud.

¡Oh! Hunter S. Thompson imploro tu ayuda para que esto no acabe como Miedo y asco en las Vegas… Ante todo… Prudencia, que es la madre de la ciencia.

Fue por navidades que me regalaron muy amorosamente un cogollito de maría. Fumarla no podía porque entonces mis ideas engendran ideas sin mesura ni control y me mareo y vomito. ¿Qué hago? ¡Pues qué voy a hacer! Cocinar.

Primera parada: Echo un cogollo y me salen 42 marigalletitas. Con 200 gr. aprox de harina de trigo y avena, avellanas trituradas, jengibre, canela, clavo, 1 huevo, 100 gr de azúcar, 75 gr aprox de mantequilla. 12 minutos a 170º en el horno. Huelen superbién y están muy buenas. Me como sólo una para acostarme y ver qué pasa.

Se las había hecho a mi amiga G. que tiene problemas para conciliar el sueño. Ella misma, bajo los efectos ya de las marigalletas crea un grupo artístico de la nada mientras mira de reojo un cachopo. Su hermana, la querida R. (me encanta llamar a la gente como en las novelas decimonónicas…), bautiza a las galletas como marigalletitas de reír. Para que nos hagamos cargo de cuáles fueron sus primigenios efectos. Nada de Mr. Hyde.

Segunda  parada: Echo 2 cogollos de maría con denominación de origen Coria, Cáceres; traída con amor por una amiga y, acompañada de una deliciosa morcilla patatera. Es importante la procedencia y las circunstancias de los suministros ya que esto influye luego en el resultado. Yo ya me voy creyendo como poderosa bruja de Zugarramurdi pero de Badajoz… Pongo casi las mismas cantidades de harina y lo demás pero me salen 56 galletas. Voy a un sarao poético-musical y me como unas cuantas con resultado casi inapreciable si se tiene en cuenta lo que comimos, bebimos, el carajillo, el gintonic…

Tercera parada: 3 cogollos pero echo menos de todo, incluso no le echo la clara del huevo y al final le tengo que agregar un poco de zumo de limón porque me he pasado un poco de harina. Estas son marigalletitas de limón, ya sabéis que odio hacer siempre lo mismo y que nunca me van a salir dos cosas exactamente iguales. Primero trituré todo en la Thermomix: maría, pistachos, ralladura de lima y limón, citronela o lemongrass, harina de avena y de trigo, una pizca de bicarbonato. 100 gr. de azúcar, 50 o 60 de mantequilla a punto de pomada, agua de azahar y un poco de zumo de limón. Lo importante de la masa es que al amasar todos los ingredientes, yo lo hice con las manos, al final se despeguen de las paredes de bol. ¡Ah! Otra cuestión importante, tamizo siempre la harina, queda mejor mezclada, más aireada y te aseguras de que todo esté bien triturado. A esa harina le añado el huevo, la mantequilla y el azúcar, amaso y me queda esa bolita tan maja de la foto.

Esa bolita la alargo como plastilina, la filmo y la dejo en el frigo hasta que está durita y la puedo cortar con un cuchillo. Luego al horno 12 minutos, 170º aprox., lo mejor es oler y observar, no se te vayan a quemar.

3/36 Quizá sea esta la proporción áurea de las marigalletitas. Sólo salieron 36 galletitas que tuve que modelar individualmente porque al partirlas se me descuajeringaban un poco, las había metido en el congelador para acelerar el proceso… Muy mal, ya nunca vuelvo a hacerlo, las cosas llevan su tiempo. Además, y os vais a reír, fui consciente de infundirles los poderes de amor y buenrollismo con los que quiero conquistar el mundo. Los efectos son de amor y buenrollismo efectivamente, si eso también una cierta flojera de rodillas, una facilidad asombrosa para dormir feliz y tranquila, un poquito de hambre… G. dice que sale y entra de la realidad pero eso ya era de antes.

LEGALIZE IT

Si las queréis hacer os recomiendo prudencia, dosis más bien homeopáticas y los ingredientes que vosotr@s queráis usar. Sé que ahora mismo hay un debate abierto con este asunto, os dejo este enlace de El negocio millonario… que venía el otro día en El País.

Esto es una road movie para mi grupo artístico, tipo La fuente de Marcel Duchamp. Somos 4 pibas y un discípulo de Heidegger alérgico a las avellanas o quizá no…

Fideuá de quinoa y menú de marzo

Hola cocininchis, hoy os traigo mi receta estrella, la he inventado en una de esas epifanías de platos mañaneras, no sé, a lo mejor ya estaba inventada pero a mi se me apareció un día así, ¡pun! clara y distinta. Vale por supuesto, hacerla como a ti te de la real gana. ¡Ah! y el menú de marzo:

small_0

Menú de marzo

INGREDIENTES ORIENTATIVOS PARA LA FIDEUÁ: Ajos, ñoras, zanahorias, perejil, alcachofas, cebolla, espárragos, setas, tirabeques, guisantes, tomate natural o frito, pimiento rojo y/o verde, granos de pimienta, pimentón, azafrán, pimentón, raselhanout, sal, aove, quinoa, los fideos que más te molen, gordos, finos, de fideuá, ali oli o mayonesa. Mide la quinoa y los fideos con un vaso, echa uno de cada, para 4 personas vale con un vaso de los de agua grandecitos, si sois menos o un@, echa un vasito o medio vaso. No tienes que poner todas las verduras ¿vale? hazla con lo que te guste a ti y ¡flipa!

Como puedes ver en la serie de fotos, lo primero que hacemos es un sofrito güeno, este era un machacao de ajos y ñoras porque me lo dijo Vazquez Montalbán en su novela El Balneario, además le eché perejil. Lo sofríes, bajas el fuego y añades las especias para que se tuesten en el aceite, esta lleva pimentón de La Vera, curry y un poco de comino. Enseguida añades tomate crudo o frito. Aquí puse una salsa que yo tenía hecha. Rehogas más rato si tienes el tomate crudo.

Mientras tienes que preparar un caldito de verduras con agua, cebolla, zanas, granos de pimienta, sal, perejil, hierbas provenzales, la parte dura del espárrago, lo verde de los puerros, lo que tengas a mano, déjalo hervir y prueba de sal, tenlo preparado en el fuego porque lo vamos añadiendo a medida que lo necesitemos. Os pongo un enlace de El comidista de caldos express.

Cuando ya tienes el sofrito echas la quinoa lavada, hay que lavarla unas cuantas veces hasta que se le quite la espumita al agua, si no está amarga. La rehogas bien con el sofrito y empiezas a cubrir de caldo. Tarda unos 20 o 25 minutos en hacerse, así que vas echando caldo a medida que veas que se lo ha chupado. Esta fideuá de las fotos iba con champis de lata y tirabeques que eché casi al final, mola que se hagan sólo 3 ó 4 minutos y queden crujientes. Justo después de los tirabeques eché los fideos finos que en 2 minutos están. Cuando todo está le pego un gratinado fuerte y rápido al horno, aunque esto último te lo puedes saltar.

Luego ya la emplatas con lo que quieras y mola acompañarla con alioli como las fideuás de toda la vida. Espero que la hagas con lo que tú quieras, controla el tiempo de cocción de las verduras teniendo en cuenta lo que tarda la quinoa o, si las tienes ya hechas, las añades casi al final. ¡Caprice des dieux en su cocina oiga! Ya me contarás, es sana, vegetariana, deliciosa, bonita, puro arte. ¡Y nunca sale igual porque es infinita!

Sopita y menú de enero

Feliz año cocininchis! Después de algún tiempo desconectada total vuelvo a la carga con mi menú mensual como siempre. ¡Ah! y os pongo una receta de sopita de lo que tengáis que es una gloria calentita y sana y adelgazante y deliciosa.

Pdf para la nevera:  menú enero 19

menú enero 19-001

Receta de sopita de verduras con lo que tengas. Primero hay que hacer un sofrito a fuego medio con aove, pimiento rojo o verde, ajo, cebolla, zanahorias, tomate, maíz, verduras deshidratadas Trevijano, son muy prácticas; chorreón de fino hasta que se reduzca, agua y sal. No uso pastillas de caldo ni caldos de esos que ya están hechos, vete a saber quién, cómo, con qué los han hecho, no me molan. El caldito que sale con esto es muy natural y está mejor que los de glutamato monosódico. Puedes echar ajo negro, pimienta, estragón, ras el hanout, las especias que te gusten y tengas. Las verduras deshidratadas tienen que hervir 20 minutos o así, yo las pongo 10 en la olla a presión y luego, cuando están blanditas echo la sopa que prefiera, en este caso eché polenta que es sémola de maíz, o sea, apta para celiac@s. Pero puedes ponerle fideos, tapioca, sémola de trigo, fideos de arroz, lo que te mole. También puedes escalfar un huevo en la sopa hirviendo, echerle taquitos de jamón, albóndigas, legumbres ya cocidas, etc… Esta sopa es infinita y nunca sale igual.

Espero que la hagas, para cenar es lo mejor, calentita y deliciosa pero vale para comer, desayunar, no sé, yo sin sopa me muero.

Para que veas que nunca me sale igual te pongo otras fotos de otros días que la he hecho con otras cosas:

En fin, la sopa, cualquier sopa es mayormente agua con cosas flotando aportando su sabor, sí, hay que hacerla pero es mejor comer cosas sanas que nosotr@s mism@s hayamos hecho. Viva la cocina casera!

#diadesobras o cómo last night morcilla saved my life

Hace meses que no lo pongo en el menú mensual pero sabed, que en esta casa siempre hay días que comemos sobritas bien ricas de lo que haya. Suele ser el primer lunes del mes por pura economía doméstica, o sea, depende del estado de ruina, de mis ganas de ir otra vez al Mercadona o al Ahorramás, a la tienda ésa o áquella, al mercadillo de Fuencarral o al de Tetuan… Si todos los días cocinas, casi todos los días hay que comprar algo pero ¿de verdad hay que comprar algo?

Pues la verdad que no. Somos enormemente afortunad@s por tener siempre comida disponible, hay gente que no tiene esa suerte y, encima, en la parte vip del mundo ¡tiramos la comida! Estoy muy indignada con esto, las cifras son preocupantes y no vale culpar al sistema porque estamos dentro del sistema, la cuestión es si somos capaces de tomar las decisiones correctas en cuanto al consumo de alimentos, no digo nada de lo demás, aunque sea contra el sistema.

Tirar comida es una absurdez, un contrasentido, una mezquindad muy grande, un escándalo, un horror, una falta de previsión galopante, es algo muy mal hecho, mal, mal, muy mal. Por favor, aprovechad toda la comida que compréis, pensad primero lo que realmente hace falta, reciclad sobras con nuevas cosas, echad un vistazo a los armarios de la cocina porque ¡siempre hay algo! y no se puede tirar. Estamos dando muy mal ejemplo a l@s niñ@s. Es mejor tener la nevera medio vacía y no tirar nada que tenerla medio llena o muy llena y que se pongan malas las cosas.

Hoy, como dice la canción, una morcilla mini de Burgos congelada triste y sola en el congelador me ha salvado la comida. También había pisto y pesto de ayer. ¿Qué he hecho? Un poco de arroz blanco, un huevo frito con morcillita, pisto y un poco de pesto como esparcido por toda la faz del plato que le da color y un sabor interesante. ¿Cuánto he tardado? 10 minutos y mira:

#diadesobras

Día de sobras

Cocininchis ahora hay iniciativas muy bonitas como la de #comidareal o El comidista y sus colaborador@s que nos informan de un montón de cosas, están las redes sociales que hierven de comida, sana y real y, a qué negarlo, de auténticas inmundicias grasientacas y/o mortales.

Vale que somos lo que escuchamos como dice Radio 3 o lo que pensamos o lo que hacemos aunque, sobre todo, somos mucho de lo que comemos. Hay demasiada información en todo pero ¿sabemos elegir lo que es bueno para nosotr@s? y ¿para l@s niñ@s? Estoy muy preocupada por ell@s porque les veo comer bollos industriales, zumos industriales, empanadillas industriales, pizzas industriales… No hay amor en esa comida, no hay sabiduría que transmitir, no es comida de verdad. Y Schopenhauer dijo que había consagrado su vida a la verdad…

Verdad, sabiduría, amor, son cosas de este mundo, sólo hay que encontrarlas, valen la pena.

MENÚ DE FEBRERO Y SOPITA VEGAN

Hola cocininchis, está nevando un montón y os voy a dar la receta de una sopita calentita y amor para que os reconfortéis sanamente. Vale para comer o cenar, se le puede echar huevo, tofu, jamón, trocitos de pan, legumbres, lo que te apetezca o tengas por ahí, y según tu dieta. Esta que pongo es vegana porque sólo tiene verduras y legumbres.

INGREDIENTES: Verduras variadas, en este caso era una bandeja de verduras para cocido, calabaza, tomate entero pelado y alubias cocidas que tenía de otro día, sal, especias. A veces, si no tengo caldo le echo una pastilla sin glutamato monosódico que compro en el herbolario.

Sólo tienes que poner un chorreón de aceite en una olla a fuego medio y hacer el sofrito: primero el puerro y el apio troceados, luego las zanahorias y el tomate que se rehoguen bien a fuego fuerte. Chorrito de fino o manzanilla que dejamos evaporar y agregamos caldo que tengamos o agua y/o pastilla de caldo, sal, especias, etc… Yo tenía alubias con su caldito oscuro y eso le eché. Luego agregué calabaza cortada, nabos cortados y tiras de repollo, lo dejé hervir a fuego lento 20 minutos o así y ¡Gloria pura!

Si ves que no te mola masticar trozos de verduras blanditas o tus niñ@s no te comen pues lo puedes batir y pasar por el chino para que te quede una fina crema de verduras.

Ah! También os dejo el menú de febrero por si os sirve de pauta:

MENÚ FEBRERO 18-001

Hoy toca macarrones con chorizo y ¡no tengo chorizo! Así que improvisando que es gerundio. En los próximos días podré la receta de las galletitas de quinoa mejoradas, ya he hecho dos pruebas, la segunda era alucinante:

IMG_20180202_202331.jpg

LA RECETA MÁS FÁCIL DEL MUNDO – TOSTADA DE AJO

Hola cocininchis, ayer hablando con mi amiga Celia, me dice que hay mucha gente que no sabe lo que es pochar o un sofrito o cómo se hace un caldo, etc… Es decir, cosas básicas de la cocina. Así que, como yo tampoco soy ninguna experta pero tengo oficio como dicen, me he propuesto contaros cosas básicas como la de hoy, la tostada de ajo, que vale para un roto y para un descosido, como desayuno, merienda, comida, cena, banquete molón…

INGREDIENTES BÁSICOS: Pan, aceite de oliva virgen extra (es decir, la que está obtenida exclusivamente por procedimientos mecánicos, sin ningún refinado posterior), ajo, sal, tomate y lo que haya: jamón serrano o york, queso, salmón, rúcula, anchoas, salchichón, huevo, aguacate… lo que te apetezca, la tostada de ajo va con todo.

Primero tostamos el pan, el de la foto estaba un poco duro porque era de hacía dos días pero da igual, al tostarlo se ablanda. Luego, cuando el pan está tostadito, froto el ajo; a mí me mola extra ajo pero tú verás cuánto lo frotas. Luego le pones el aceite, el tomate (rallado, en rodajas, trozos) y la sal. Caprice des deux cocininchis, fácil, sanísima, vegana, natural, deliciosa.

Por supuesto habrá infinitas maneras de hacerla. Esta es otra de bacalao ahumado y rúcula con su cervecita de dormir feliz.

img_20170304_202818_250

Tostada de ajo, tomate, bacalao y rúcula

Este tipo de recetas muy simples dan siempre el mejor resultado porque son sabores puros procedentes de la naturaleza. Y sí, hay un ligero inconveniente, el olor a ajo que te acompaña durante un ratino, no pasa nada, que estamos en confianza ; )

 

 

Berenjenas Pepe Carvalho

Ay! Mikel tío, creo que las berenjenas al estragón que prepara Pepe Carvalho te iban a encantar! Pero como no me esha cuenta…

pepecarvalho

Vale que he tenido que ajusticiar a esta berenjena tan curiosa que me trajo Cariño del Mercadona, dice que es la última que quedaba, la gente nunca dejará de alucinarme (más todavía quiero decir). Pobrecilla! La última!

berenjena

RECETA COPIADA LITERAL DEL LIBRO DE VÁZQUEZ MONTALBAN:

Para 4 personas: 1 kg de berenjenas; 1 kg de tomates carnosos y relativamente maduros; 1 limón; 6 aceitunas rellenas; 1 cucharada de estragón; sal y pimienta.

Plato bajo en calorías, ideal para gentes con complejo de culpa kilórico.

Se ponen las berenjenas cortadas en cascos y los tomates pelados, sin semillas y cuarteados, en una cazuela con escasa agua y una cucharada de aceite.

Se salpimenta y se añade la cucharada de estragón picado, así como las aceitunas rellenas, igualmente picadas, en mayor o menor cantidad, de seis unidades hasta una latita, según la carga de complejo de culpa de los comensales.

Se cuece a fuego muy lento y tapado durante más o menos una hora, hasta que se consigue una consistencia cremosa.

Me pregunto para que querrá el limón que pone en los ingredientes ya que luego no lo usa, quizá para echarle un chorreón a la hora de comerlo?

En fin, que pongo la receta pero yo la he hecho como siempre a mi manera. Como tampoco tengo complejo de culpa kilórico como dice Manolo, en vez de agua he puesto aceite y me ha quedado un pistito de flipar que, en el fondo (pero muy en el fondo), son berenjenas al estragón. Vale, primero he pochado un pimiento verde y una cebolla, luego, cuando estaban dorados he echado las berenjenas troceadas, las aceitunas (un montón), el estragón y el tomate. Sal no le he echado porque las aceitunas son muy saladas y estoy intentando no ser tan saladilla.berenjena2

Para acompañar he hecho arroz blanco con zanahorias. Es una comida vegetariana, vegana para ser exacta, ya que no incluye nada de origen animal.

berenjenaarroz

Las berenjenas molan un montón, son sanas y deliciosas y hay infinitas maneras de hacerlas. Biscayene pone en el blog del Comidista esta receta y seguro que está buenísima también.

MENÚ DE MARZO

Hola cocininchis, últimamente estoy muy preocupada por toda la tontería que rodea el mundo de la comida y de la cocina, lo mal que se come a pesar de toda la información o desinformación que tenemos. Leí este artículo del profesor Martínez-González y me pareció sensato, científico y contrastado. Es verdad, la dieta mediterránea es más sana que muchas otras porque está basada en alimentos naturales, combinados sabiamente según su temporada y disponibilidad.

Me asombra ver los establecimientos de comida basura abarrotados de gente que hace cola para comer ¡basura! Lo siento pero es así. Me he quedado flipada con la 5ª gama que se sirve en los restaurantes sin cocina y que sabe a cuerno quemado como diría mi abuelita, ja, ja, ja. Me quedo pluf cuando alguien me dice: total… para mi sola no voy a cocinar… ¿Por qué? Hay cosas exquisitas, sanas y rápidas como estas tostadas de ajo, tomate, bacalao ahumado y rúcula con su cervecita porque yo lo valgo.

img_20170304_202818_250

Sí, ceno sola, como sola, meriendo o desayuno sola, incluso, alguna vez, tomo el aperitivo sola y, aprovecho para innovar, comer despacio saboreando la creación como Tilda Swinton en Io sono l’amore .  Cocinar es necesario para alimentarte bien, ya sé que Pedro Vera dirá que es un #Ranciofacts pero… Como en casa, no se come en ningún sitio.

¿Os dais cuenta? Vale que somos lo que escuchamos como dicen en Radio 3, que somos lo que pensamos como creemos las filósofas, que somos lo que hacemos, lo que leemos, etc… pero, sobre todo, somos lo que comemos, es lo que alimenta nuestro cuerpo que es nuestra alma. En fin, lo de siempre: ¡COCINAD MUCHO! ¡NO COMÁIS BASURA! Y si os puede servir de orientación echadle un ojo al menu-marzo-2017 (Pdf para descargar).

menu-marzo-2017-001

TODO ES CROQUETABLE I

¡Hola querid@s cocininchis! ¡Quién lo iba a decir! ¡Hoy es el día internacional de la croqueta! Yo ni idea pero, ahí está mi amiga Celia que me lo recuerda y, de paso me dice: te podías poner algo de la croqueta ¿no? Y claro que sí, me encantan las croquetas como a casi cualquier persona humana, además, es un tema que quería tratar hace tiempo porque mientras croqueto pienso mucho. Esta es la parte I de todo es croquetable, la parte II la pongo en mi blog de pensar pensareslibre.wordpress.com

Aunque hoy hacemos las croquetas de toda la vida, o sea, jamón y pollo, quiero que tengas presente que: ¡Todo es croquetable! A ver qué se te ocurre…

Ingredientes para 20 o 30 croquetas: 250 grs. de pollo cocido, asado, a la plancha… otros 200 grs. aprox de jamón serrano en taquitos, ½ cebolla, 2 o 3 cucharadas soperas de harina, 1 l. de leche, aceite de oliva virgen extra, sal, nuez moscada si te gusta. Huevo y pan rallado, aceite para freír, la de girasol va bien.

Ponemos a fuego medio una olla con fondo y un culín de aceite y un trocito de mantequilla, troceamos el pollo y reservamos, troceamos la cebolla y la ponemos a pochar en el aceite hasta que esté dorada. Echamos los taquitos de jamón y los rehogamos un minuto, echamos el pollo y damos unas vueltas con lo demás, echamos 2 o 3 cucharadas soperas de harina y empezamos a remover hasta que la harina se dore y quede incorporada al resto de los ingredientes. Empezamos a echar leche, poco a poco, viendo cómo se va espesando la bechamel. Si nos pasamos con la leche nos quedará muy líquida y no podremos hacer croquetas, por eso lo mejor es que la bechamel nos vaya pidiendo la leche.

En ningún momento dejamos de remover, a medida que la bechamel se vaya calentando, se irá espesando, si vemos que no podemos remover y está empezando a hervir, le echamos más leche. Probar de sal, siempre se le añade un poco y nuez moscada si te gusta.  No tiene que hervir mucho, con 5 minutos ya estará. Al principio es mejor que te salga espesa para que luego sea más fácil hacer las croquetas. Más o menos con la textura de un rissotto la bechamel estará perfecta. Ten en cuenta que hay gente que le hace con varillas de batir y la tiene hirviendo más rato, hasta que se despega de las paredes de la olla. Como tú veas, hay muchas maneras de hacer bechamel, yo te cuento la que me enseñó mi madre.

La dejamos enfriar una noche o así. Formamos las croquetas con dos cucharas o con las manos, pasamos por pan rallado o harina, damos forma, por huevo batido y otra vez por pan rallado. Freímos en abundante aceite muy caliente.

Puedes hacerlas de pescado, de queso azul, de setas, de carne de cocido, en vez de con leche con caldo o con leche de soja, de verduras, etc, etc… ¡Ah! por supuesto El comidista ha puesto receta y Andoni Aduriz ayer, en El País hizo bechamel con kuzu, sin harina o sea que… ¡Ancha es Castilla cocininchis!

MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR

Un año más llegan la navidades, bueno, que llevan llegando desde finales de octubre así que, me he tomado la libertad de poner en el menú dos días de casi ayuno para no echar a rodar cuando salgamos de la cena de Navidad y la de Nochevieja, sólo es la comida, luego, por la noche ya… tú misma. menu-diciembre-2016
Le he llamado al  menu-diciembre-2016 (PDF) más vale prevenir que curar porque, ya lo dijo Aristóteles: la virtud está en el término medio. Que hablando en plata significa que no nos pasemos, que nada es bueno en exceso. Mola probar todas las cosas ricas que haya, probarlas digo, no comer como obligados cantidades ingentes de grasazas, salsotas, asadotes, dulzorros. Para ello lo mejor sería que cocináramos nosotras mismas lo que nos apeteciera independientemente de las circunstancias, siempre comprando los alimentos menos procesados y más naturales que encontremos, por supuesto sin obsesionarse con nada y, bueno, si nos toca cenar allí o aquí ir picando de flor en flor sin atiborrarnos, todo nuestro organismo nos lo agradecerá.

¡Ah! querid@s cocininchis, tanto si sois adultos como si sois niñas y niños os aviso que he encontrado un sitio maravilloso para aprender a cocinar o mejor, para cocinear que se llama Cocinea, ya os daré más información pero este mes estaré de cocinera infantil residente preparando galletitas deliciosas, canapés supercuquis, sushi sin pescado crudo, nocilla casera triunfal, etc… Planazo para peques los viernes por la tarde que ya os diré bien con fechas y todo.

Una última cosa: no tiréis comida por favor, reutilizad, refrigerad, croquetad, congelad, invitad a los colegas, comprad con mesura, etc…