La lasaña de El Comidista

Querido Comidista: te idolatro sin paliativos, todo lo que tocan tus rosados dedos cual aurora homérica me regocija en lo más profundo de mi ser. Frío el pescado como Ana Ramírez gracias a que tú, ¡oh, el más cool del universo! la entrevistaste el otro día. Hice vuestras* galletas de jengibre y, aunque me salieron un montón más de las que ponía en la receta, no me importó porque estaban tan buenas que no llegaron al día siguiente (las hice por la tarde). Le he encargado alubias de Tolosa a un amigo que va para allá en pos de conseguir hacerlas como las de El Frontón. El día que me respondiste a lo de los chupitos de nabo con esa gracia que te adorna, en fin, me morí de risa, roneé bastante con los colegas, ¿me empoderé? ¿se dice así no? Pensé, si Mikel se digna a responder a mis boberías, ¿qué no podré yo ya lograr en esta vida?

Total que ayer o antes de ayer, o hace dos semanas, no sé en qué día vivo; pusiste el vídeo de la lasaña de calabaza y, como cegada por tu luz me dispuse a hacerla con las variaciones que convienen a mi idiosincrasia, o sea: Primero, con bechamel. Segundo, a mi hija adolescente no le gusta la calabaza así que, pensé disimularla con tomate natural poco frito y bien ácido. ¡Ah! y por último, en vez de requesón puse queso manchego curado para un plus de sabor, cosa necesaria porque mi marido es vegetariano y las salchichas frescas me las salté. Vamos, el Aleph en mi propio horno gracias a ti. Sé que no te importará que la haga my way, creo que lo que me tiene más colada por tus huesos es la hetorodoxia innata que paseas airoso por do quiera que vas. ¡Ay!

Ingredientes: los que dice Mikel o, en mi versión vegetariana hay un buen trozo de calabaza, kilo y medio de tomates maduros, 300 gr. de queso manchego, harina, aceite de oliva, mantequilla, leche, sal y cebolla pera la bechamel; mezcla de 5 quesos para gratinar.

 

Lo primero pelar los tomates y trocearlos groseramente, sofreirlos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra, orégano y sal; a fuego vivo, 15 ó 20 minutos. Cortar lonchas de calabaza de medio centímetro de grosor aprox. y colocar en la fuente de horno previamente engrasada; cortar lonchas de queso manchego transparentes casi y colocar encima de la calabaza, echar tomate por encima. Y seguir así hasta que se acaben los ingredientes o no te quepa más en la fuente. Yo dejé huecos entre los ingredientes para que la bechamel penetrara los intersticios.

La bechamel, ¿cómo no? la explica él con alegría, yo hago la que me enseño mi madre que es la que ves en las fotos, menos la fase de la leche que se me olvidó hacer la foto. Pongo un poquito de aceite y un poquito de mantequilla, corto cebolla en brunoise y sofrío hasta que esté dorada, echo dos cucharadas rasas de harina, dejo que se tueste con la grasita y la cebollita y empiezo a agregar leche removiendo todo el rato, echo sal y pruebo. La leche se echa poco a poco y se espera hasta que hierva y se espese, así controlas el espesor de la bechamel, yo la necesitaba espesa porque la lasaña la horneé tapada un rato (20 minutos) y soltó mucho jugo, luego la tuve destapada 10 minutos más para que se le evaporara. La saqué, le eché la bechamel, el queso de gratinar y aros de pimiento rojo crudo. Otro ratito al horno para gratinarla… et voilá!

img_20161126_141127

El Aleph

No puedo describir el sabor conseguido sólo darte las gracias por ser una inspiración para toda esa gente que puede hacer la paella con chorizo.

*Vuestras, me refiero, claro, a tu excelente equipo de colaboradoras y colaboradores.

MAGDALENAS, CUPCAKES, MUFFINS

Hola querid@s cocininchis, vale que ahora les llamamos muffins o cupcakes pero, en el fondo siguen siendo magdalenas deliciosas, esponjosas, ligeramente dulces, con choco, sin él, decoradas, solas, mojadas en leche, etc… Como ya sabéis, nunca hago nada igual que nadie ni que yo misma. Si ayer las hice con un poco de mermelada de manzana hoy las hago con chocolate y aceite de coco porque me quedaba un poco ; )

El sábado estuve en cocinea.es que es un sitio precioso para aprender a cocinar, celebrar eventos, cumples, en fin, todo lo relacionado con la cocina, si pincháis el enlace veis su página, todo lo que diga se queda corto, ¡es alucinante! Era el cumple de Luna y se trajo un montón de coleguis para celebrarlo aprendiendo el secreto de los cupcakes. Nos lo pasamos superbien y, al final, cuando ya teníamos nuestra mezclita hecha, agregamos pepitas de chocolate a unos y, frambuesas a otros. Nos quedaron deliciosas.

Para la receta básica necesitamos:

  • 165 grs. aprox de harina
  • 165 grs. aprox de mantequilla (aceite de girasol, de coco, de oliva AOVE, nunca uso margarina)
  • 100 grs. aprox de azúcar (vainillado o normal, piensa que siempre le puedes echar esencia de vainilla)
  • 3 huevos pequeños o 2 grandes
  • 1/2 sobre de levadura o pizca de bicarbonato sódico
  • 50 ml. aprox de leche ( yo la echo lo último para controlar la fluidez de la mezcla)

Opcional: cacao en polvo, frambuesas, moras, pepitas de chocolate, mermelada, lo que se te ocurra para rellenar, decorar. Salen unas 12 o 15.

Lo primero es precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. Tamizamos la harina con la levadura y el cacao en polvo si le echas; en un bol. Mezclamos los huevos, la mantequilla fundida pero no caliente y el azúcar en otro bol, mejor si usamos la varillas de la batidora un ratito o un batidor un ratito más grande. Luego echamos esta última mezcla a la de los ingredientes tamizados y batimos con las varillas, incorporando la leche, hasta que quede todo homogéneo e integrado, sin grumos, fluidito, no demasiado espeso, que caiga de las varillas.

Ahora llenamos los papelillos de magdalena hasta un tercio o un medio, depende si quieres que se salga del molde o no. Yo no suelo llenarlos mucho porque me creo que si las hago menos gorditas van a durar más porque salen más. Nada, pura ilusión, ayer hice 20 y hoy no queda ni una. Las ponemos a hornear aproximadamente 15 minutos, depende del horno, siempre puedes pincharlas para ver si están, pero no es bueno abrir el horno antes de que estén, se desinflan!

Ten en cuenta una cosa, siempre van a estar infinitamente más buenas que las que compramos y, además, son más sanas, no tienen grasa de palma que es fatal, les echas el azúcar que te apetezca y las haces de lo que más te guste. A mi, lo siento, la mezcla de chocolate con chocolate me parece insuperable pero, con frambuesas, moras, fresas, están superbuenas. Ah! estas últimas que hice, las hice con aceite de coco que es muy sano y le da un sabor exótico delicioso.

 

A DIOS PONGO POR TESTIGO…

Uf! querid@s cocininchis! he estado mala! cosa que no suele sucederme. He padecido ese mal que se padece en silencio así que… a buen entended@r… También me he reído mucho, a qué negarlo y, se han reído mucho de mi… En fin, que como Scarlet O’hara: A dios pongo…

Es políticamente correcto hablar de hemorroides, estreñimiento, fluidez en el tránsito intestinal, etc…, en un blog de cocina? No, vale, no parece lo mejor pero es que es justo la alimentación lo que nos puede salvar en esos momentos de desesperación. Así que hoy os pongo una receta de papilla de cereales absolutamente exquisita de mi propia invención.

Ingredientes: Copos de avena, salvado de trigo o avena, pasas, nueces, arándanos, pipas de calabaza, azúcar vainillado, leche entera. Se puede, en realidad, echar lo que te parezca: canela, miel, azúcar moreno, levadura de cerveza, almendras, piñones, frutas desecadas, leche de soja, almendra, coco, coco rallado… las posibilidades son infinitas, como tu imaginación.

ingredientes papilla cereales

Echamos la cantidad de cada ingrediente que nos parezca, con predominio de los copos de avena y el salvado, luego los frutos secos con moderación.

cereales picados

Lo pones en la picadora y le das hasta que quede bien triturado, así conseguimos que nuestra papilla sea instantánea, lo que sobre se guarda en un bote para mañana.

cereales triturados

Con tres cucharadas soperas de este preparado te sale un cuenco de papilla. Lo pones al fuego medio para tostar los cereales, le he puesto una cucharadita de azúcar vainillado. Otros días le pongo azúcar morena y un toque de canela.

Papilla de cereales

Los tuestas en uno o dos minutos y le echas un vaso de leche o más, depende de cómo te guste de espesa. Sigues removiendo hasta que empiece a espesarse y, finalmente hierva. La apagas y la viertes en tu cuenquito de desayuno, merienda o cena.

Papilla de cereales

Está buenísima, tiene fibra de los cereales, vitaminas de las frutas (puedes añadirle fruta fresca), calcio de la leche, minerales como el selenio de las nueces, … Es un buen, buen desayuno y, sobre todo, previene, combate, gana la batalla del estreñimiento. Ah! a los niñ@s les ha encantado.

GALLETAS DE AVENA CON CHOCOLATE

Ayer les prometí a mis alumn@s de la Escuela Infantil Cascanueces de Velilla de San Antonio, poner la receta de las galletas de avena con chocolate.

Necesitamos: 200 grs. de copos de avena, 100 grs. de harina, 70-100 grs. de azúcar vainillado, 100 grs. de mantequilla fundida, 1 huevo, 1/2 sobre de levadura y 150 grs. aprox. de pepitas de chocolate.

galletas de avena ingredientes

En la foto he puesto también azúcar moreno, por si no tienes del de vainilla pero, salen más ricas con vainilla, aunque sea un botecito de esencia.

Primero mezclamos en un bol, los copos de avena, la harina y la levadura. Yo ahora echo menos harina y la sustituyo por salvado de trigo o avena. Suelo tamizar la harina y la levadura para que cojan aire pero no es necesario. Preparo en una jarrita una crema con el azúcar, el huevo y la mantequilla fundida o a punto de pomada; lo bato todo con las varillas durante 2 o 3 minutos. Echo la crema a los copos y empiezo a mezclar con movimientos envolventes. Echo las pepitas de chocolate.

Galletas de avena

Remuevo y voy integrando todos los ingredientes hasta que me queda una masa homogénea. Ponemos el horno, arriba y abajo con el ventilador, si lo tenemos, a 170º. Tendremos que hornearlas unos 15 o 20 minutos, depende de cómo las hayamos hecho de gordas o grandes. Mientras se calienta el horno, llamo a l@s niñ@s y nos humedecemos las manos para dar forma a la galletas. Como tienen bastante sustancia, es mejor hacerlas pequeñitas porque, luego se inflan un poquito.

Galletas de avena

Si el horno ha alcanzado los 170º ya están listas para hornear. Suelen estar hechas cuando empieza a oler toda la casa a galletas y las vecinas vienen a preguntar: ¿qué es eso que huele tan bien?

Galletas de avena

Con esta cantidad de ingredientes, suelen salir unas 30 galletas. ¡Ah! como ya sabéis, me gusta innovar, así que últimamente, sustituyo el chocolate por arándanos secos triturados o nueces o cacao en polvo, le echo un poco de aceite de coco en vez de vainilla, etc… En fin, lo que tenga y lo que se me pase por la cabeza en ese momento. Está bien aprender una receta pero lo mejor, como en todo es, inventarla de nuevo.

MENÚ DE MARZO

Bueno, bueno, bueno, ya sabéis que no sé en qué día vivo y, resulta que hoy va y es 3 de marzo. Así que os pongo mi menú para este mes casi primaveral.

menumarzo2015

Lo podéis descargar en MENÚ MARZO 2005 y saltároslo cuando más os convenga. He puesto yuca que me encanta, la tienen en Mercadona y es un tubérculo parecido a la patata. Se pela y se cuece con sal y un chorreón de aceite de oliva.

CAUSA LIMEÑA

Hace unos meses, cuando trabajaba en El Palé, probé la causa limeña que hacía el chef. Me quedé con muchas ganas de hacerla en casa. He probado con varias combinaciones, la he hecho varias veces y bueno, hoy como premio a la perseverancia en la cocina me ha salido ¡exquisita!

Necesitamos, para 4 causas: 2 ó 3 patatas medianas cocidas, 4 huevos cocidos, 2 tomates kumato rallados, 2 latas de atún al natural, 1 ó 2 aguacates maduros,cebolla morada picada, limón, sal, perejil, cilantro, estragón, pimienta recién molida, cominos,ajos, aceite de oliva virgen extra. Mayonesa y pepinillos para decorar.

Primero cocemos las patatas y los huevos. Mientras vamos haciendo un mojo verde porque verás, esto es una causa limeña por Canarias. Quizá sea una mezcla un tanto arriesgada pero merece la pena: Pon el mortero 1 ajo, perejil, cilantro, estragón, cominos, sal gorda. Machaca bien, agrega aceite de oliva y tienes tu mojo verde. Pela las patatas cocidas y mézclalas con cebolla morada, picada muy fina, limón, y mojo verde al gusto. Aplástalas con un tenedor hasta que todo esté bien mezclado.

Patata con cebolla morada Esta es nuestra base; cogemos un aro de emplatar y vamos montando capitas.

P1030431

Primero la patata, la aplastamos bien con una cucharita y seguimos.

P1030432

El huevo cocido partido en rodajas. Moja el cuchillo para que no se te deshaga el huevo. Y aún hay más:

P1030433

El aguacate en rodajas, trocitos, aplastado, como tú quieras… Pero ¡espera!

P1030434

He mezclado el atún, previamente escurrido, con el tomate kumato rallado y le he echado un poco de sazonador de ensalada. Ya acabamos…P1030435

La última capa es de nuestra papa con cebolla y mojo verde. Le ponemos mayonesa por encima y pepinillos, zanahoria rallada, alcaparras, aceitunas, lo que se te antoje y…

Causa limeña

Ha soltado juguito del tomate y del atún, estaba muy jugosa, llena de sabor, ligera, sorprendente, buenísima. Ya sabes que no hago nada como pone la receta pero, en internet hay recetas ortodoxas de causa limeña. Es un plato peruano, fácil, barato y con múltiples combinaciones.

NOCILLA DE VERDAD

¿Te acuerdas de la canción; leche, cacao, avellanas y azúcar:  Nocillaaaa? Bueno, pues por si no hubiéramos comido bastante en estas fechas; hoy haremos la merienda, el postre, el desayuno o la sobremesa. Cuando pruebes tu propia nocilla, créeme, las de bote ya no te harán la misma gracia. Además, esta es muchísimo más sana porque tiene 200 grs. de avellanas (pincha en la palabra si quieres saber más); y, ojo, no le echo azúcar ninguna.

Necesitamos: 200 grs. de avellanas tostadas, una tableta de chocolate con leche y media tableta de chocolate puro, un botecito de esencia de vainilla y leche entera. No lleva azúcar pero le puedes echar tú si quieres, o un chorreoncito de leche condensada.

Ingredientes

Primero ponemos a fundir los chocolates al baño maría con un poco de leche; mejor a baja temperatura, aunque tarde más rato. Mientras, vamos picando las avellanas con la picadora de la batidora u otra que tengamos. Es importante batir hasta que las avellanas suelten su aceite que, desde luego, no es grasa de palma y, no tiene colesterol.

Avellanas trituradas

Añadimos a las avellanas, el chocolate fundido, la esencia de vainilla y leche condensada o leche para regular el espesor que deseemos. Batimos todo junto otro ratito hasta que esté bien mezclado.Nocilla casera

Tienes que probarla a ver cómo te queda de espesa, piensa que, cuando se enfríe, estará más durita. En los talleres de cocina que hago por los pueblos y ciudades de nuestra geografía, suelo agregar un poco más de leche para que quede una cremita densa pero fluida, con ella rellenamos tartaletitas y decoramos con fruta.

Tartaletas de nocilla

Se conserva bien en un recipiente de cristal, por lo general, no suele durar más de una semana, en mi casa, claro; pero al no tener conservantes de ningún tipo es mejor consumirla cuanto antes. Untada en galletas, en pan bimbo, con trozos de fruta, como decoración para tus postres, etc… Ah! si tienes alergia a la leche de vaca, la puedes hacer con leche de soja o, la que tomes; si no te gustan las avellanas prueba a hacerla con pistachos, almendras, nueces…

Primero, segundo y ¡postre!

Ayer dije en mi casa no comíamos 1º, 2º y postre y, en fin, para que veas las vueltas que da la vida, ayer comimos ajoblanco, merluza en papillote y brocheta de melocotón y sandía. En el menú ponía bolitas de soja pero… al final fue pescado, del congelado, eso sí, tuve la precaución de descongelarlo en el frigo toda la noche.

Ajoblanco: 125 gr. de almendras crudas, un trozo de pan remojado en agua, 1 o 2 ajos, aceite, vinagre, sal, agua fría y hielo.

Ajoblanco

Primero pones un buen trozo de pan a remojar en  agua, déjalo en la nevera tapado; 1 o 2 horas.Trituramos las almendras con el mortero o con una picadora. Agregamos las almendras los ajos, el aceite, vinagre y sal, al pan remojado con agua fría. Batimos con la batidora y probamos de sabor y de textura. Lo mejor es que lo cueles con un chino y que te quede líquido y sabroso. Si no, es algo muy pesado.

Merluza en papillote: no tiene secretos y está buenísima y jugosa aunque sea congelada. Coges un papel de plata y le echas un poco de aceite de oliva y cebolla cortada muy fina, pones encima el filete de pescado y, encima un trocito de mantequilla, sal, eneldo, comino… Cierras el papel de plata conteniendo todo lo anterior y lo metes en el horno a 200º, 5 o 10 minutos, dependiendo del tamaño del filete y su grado de descongelación. Si te pasas de tiempo te queda muy seco. ¡Ah! le puse un poco de cus-cus con tomate natural rallado, aceite y sal.

Merluza

 

En realidad, lo mejor de todo fue el postre, lo hizo Sergio, mi hijo, a su bola, sin que nadie le dijera nada, lo inventó él mismo y, no es porque sea su madre pero… ¡que tiemble Adriá!

Brocheta de fruta

 

Huevo encerrado

Uf! qué difícil es hacer de Julie; sí, había dicho que iba a poner todos los días la receta del menú pero… El fin de semana ha sido muy divertido y ¿qué quieres que te diga? ¡No he cocinado!

Ayer lunes, aunque tocaba poner migas con huevo yo hice calabacín con bacon y huevo poché. Esta receta la vi en un blog, pondría el enlace pero todavía no lo he encontrado. Necesitamos 1 calabacín, 1 huevo, 2 tiras de bacon, aceite de oliva, sal.

Huevo encerrado

No sé cómo se llama, le llamaremos huevo encerrado. Quita la piel del calabacín, a poder ser con un pelador. Haz lonchas de calabacín con el cuchillo, lo más finas que puedas, 2mm o así. Pones una sartén o plancha, con un poquito de aceite a fuego fuerte y haces las lonchas de bacon y las de calabacín. En un cazo haces un huevo poché (pincha el enlace y te sale un chef enrollado explicándolo).

El montaje del huevo no es sencillo, tuve algunas dificultades para encerrarlo pero, al final las vencí. Pones las lonchas de  bacon formando una cruz y encima, las de calabacín formando otra cruz. Vamos, haces un asterisco de bacon y calabacín, en el centro pones el huevo poché, lo salas y vas cerrando con las lonchas hasta que te queda un nidito. Con ayuda de una espátula le das la vuelta y te queda como el de la foto.

Como ves, hice patatas fritas y ensalada de tomate con aceitunas negras. Así era un plato completo y único, no suelo poner primero, segundo y postre. La digestión es mucho menos pesada, sobre todo, si te has ocupado de masticar la comida y tomarte el tiempo de comerla con deleite, nunca con prisa. Si nos quedamos con hambre nos comemos una fruta o un flash de postre.

¡Albóndigas!

Vale, hoy tocaba, según mi propio menú, puding de pescado pero como ayer comimos la minipaella con calamares y gambas, mis hijos me han suplicado que hiciera albóndigas.

Albóndigas

Para 4 personas necesitamos: 400 grms. aprox de carne picada, la mía era de vacuno pero puedes poner la mitad de cerdo si quieres. Pan duro 4 rebanadas mojadas en leche, pan rallado, 2 huevos, 1 cebolla, kilo y medio de tomates rojos, albahaca fresca, vino blanco, ajos, especias: comino, pimienta, tomillo, orégano, perejil…

El proceso es laborioso pero merece la pena, al final, el resultado es alucinante, no puedes parar de comer albóndigas aunque estés con la operación bikini, bañador, ponerse a plan, etc. No amig@, cuando hagas estas albóndigas no podrás pensar en nada más, tal es su poder.

En fin, a lo que vamos: pones las rebanadas de pan duro con leche a remojo un rato hasta que estén blandas, si sobra leche la escurres. Mientras vamos haciendo el tomate: pones cebolla a pochar con un buen chorreón de aceite de oliva. Picas los tomates, los trituras, los pasa por el chino y lo añades a la cebolla cuando esté transparente, echas sal y si quieres azúcar, aunque la cebolla da dulzor. Picas albahaca fresca y la añades. Dejas que se vaya cocinando el tomate con el fuego medio. Hacemos un machacado en el mortero de 4 ajos, perejil, tomillo, pimienta, orégano, comino y sal. Cuando está todo triturado le echamos vino blanco y removemos. En un bol ponemos la carne, el pan mojado en leche, el machacado, dos huevos. Removemos todo hasta que los ingredientes estén repartidos. Vamos añadiendo pan rallado y removiendo hasta que se puedan formar las albóndigas, siempre con las manos mojadas, así evitamos que la carne se nos pegue. Cuidado al hacerlas, a veces salen ¡big balls! Pero tú mism@, si te molan grandes…

Ponemos una sartén con abundante aceite caliente para ir friendo las albóndigas. Yo las frío poco, se hacen por fuera pero por dentro están crudas, luego se hacen en el tomate. Con que se frían 2 minutos o así está, las escurres bien de aceite y las vas echando al tomate que tienes puesto al fuego. Dejas cocinar 1/2 hora o más, depende de lo hechas y gordas que hayas hecho las albóndigas. Mueve la olla para que no se peguen al fondo, en este proceso debes poner el fuego bajo. Ve probando de sabor el tomate, si está soso, si está muy ácido y rectifica. Cuando veas que el tomate sabe a tomate frito y que “eso” huele que alimenta, es que están.

Hice una ensalada de tomate y lechuga para acompañar, las albóndigas ya tienen la parte de proteínas y de glúcidos necesaria pero bueno, al final hubo que mojar más panaco en el tomate, ¡estaba buenísimo!

¡Ah! lo último ya: ¿has visto esta peli? Julie & Julia, bueno, ¡mola mucho! estoy haciendo lo que hace Julie con el libro de Julia pero, a mi maneeeraaaa.