EL PLANAZO

Querid@s cocininchis, hay pocas cosas tan apasionantes como aprender a hacer algo que te guste, te interese o te haga feliz y, ya sabéis que a mí, personalmente, me encanta cocinar, probar nuevas recetas, alimentos exóticos o preparaciones que no conozco; así que el pasado viernes asistí al taller de Street food que impartió Jesús India en Cocinea.

El planazo de viernes noche comenzó a las 19,30. El menú era el siguiente:

  • Arepas «La Reina pepiada»
  • American ribs con salsa barbacoa casera
  • Bao de panceta caramelizada
  • Crepes de Mascarpone, frutos rojos y salsa de chocolate y cardamomo

Éramos 7 aprendices de cocina felices con las manos en las masas; hicimos dos: la del bao con harina de trigo y la de las arepas con harina de maíz precocida amarilla Pan. Luego ya empezamos a hacer las arepas y el relleno de pollo, cebolla morada, aguacate y mayonesa de lima que me tocó hacerla a mi. Y empezamos a cenar que ya teníamos las glándulas salivares a tope ¡Nunca las había probado! Están deliciosas y son aptas para celiacos porque se usa harina de maíz.

Después de las arepas Jesús nos enseñó a hacer una salsa barbacoa casera buenísima y muy fácil, pintamos las costillas asadas con ella y las horneamos un rato. ¡Exquisitas! ¡Superjugosas! La salsa barbacoa casera está infinitamente más buena que la comprada.

¡Ah! por supuesto, ya que estábamos cocinando como en nuestra casa, con música y todo, nos tomamos una cervecita, un vino, un refresco, cada uno lo que le apetecía y seguimos con los baos. La masa había reposado casi una hora.

Y aunque había oído hablar de los baos, tampoco los había probado así que más emoción porque cuando le di un mordisco al bocadillito que veis en la foto aluciné en colores cocininchis. Panceta caramelizada con panela que es un azúcar sin refinar, cebolla morada, rúcula para aligerar nos dijo Jesús, cilantro, salsa Hoisin, cacahuete machacado y el pancito cocinado al vapor. ¡Increíble! nunca había probado nada igual, delicioso, raro, exótico, todo lo que diga es poco.

Y bueno, todo el rato hablando, partiendo, amasando, riéndonos porque Cocinea tiene ventanas a la calle y la gente se paraba fuera a ver qué estábamos haciendo. Y llegó la hora del postre casi sin darnos cuenta.

El crepe estaba relleno de mascarpone con azúcar glacé, mermelada de frutos rojos y regado con la salsa de chocolate y cardamomo y unas frambuesas encima. A mí lo dulce no suele gustarme mucho, aunque me estoy obligando porque me parece un fallo que tengo. Pues bueno, para que veas, me encantó la mezcla, el chocolate aromatizado con el cardamomo hacía del conjunto de sabores algo totalmente inesperado. Para el postre ya nos sentamos porque como el taller era de cocina callejera nos lo íbamos comiendo todo según lo acabábamos de hacer, de pie, en la cocina.

En fin que acabamos como a las 11 de la noche y nos fuimos todos tan felices con un magnífco sabor de boca, habiendo pasado un rato de lo más creativo y agradable y, sobre todo querid@s cocininchis ¡aprendimos un montón de cosas! y no sólo del excelente profesor Jesús India, sino que todo el mundo tenía un truquito o algún conocimiento culinario o no, para compartir.

Os recomiendo vivamente los talleres de Cocinea:  te lo pasas muy bien, conoces gente, cenas en un restaurante de lujo, es un planazo para hacer sola o acompañada, los hay muy variados y apetecibles, de niños y de adultos; hoy, sin ir más lejos hay uno de Noodles con Alex Zurdo.

Ya que he aprendido a hacer todas estas delicias y como soy partidaria de compartir conocimiento sea del tipo que sea, estad pendientes de Cocina libre y sé feliz, iré desvelando poco a poco el misterio porque, otro detallito del taller es que te dan las recetas para que practiques. ¡Ay! ¡Me encantó!

La lasaña de El Comidista

Querido Comidista: te idolatro sin paliativos, todo lo que tocan tus rosados dedos cual aurora homérica me regocija en lo más profundo de mi ser. Frío el pescado como Ana Ramírez gracias a que tú, ¡oh, el más cool del universo! la entrevistaste el otro día. Hice vuestras* galletas de jengibre y, aunque me salieron un montón más de las que ponía en la receta, no me importó porque estaban tan buenas que no llegaron al día siguiente (las hice por la tarde). Le he encargado alubias de Tolosa a un amigo que va para allá en pos de conseguir hacerlas como las de El Frontón. El día que me respondiste a lo de los chupitos de nabo con esa gracia que te adorna, en fin, me morí de risa, roneé bastante con los colegas, ¿me empoderé? ¿se dice así no? Pensé, si Mikel se digna a responder a mis boberías, ¿qué no podré yo ya lograr en esta vida?

Total que ayer o antes de ayer, o hace dos semanas, no sé en qué día vivo; pusiste el vídeo de la lasaña de calabaza y, como cegada por tu luz me dispuse a hacerla con las variaciones que convienen a mi idiosincrasia, o sea: Primero, con bechamel. Segundo, a mi hija adolescente no le gusta la calabaza así que, pensé disimularla con tomate natural poco frito y bien ácido. ¡Ah! y por último, en vez de requesón puse queso manchego curado para un plus de sabor, cosa necesaria porque mi marido es vegetariano y las salchichas frescas me las salté. Vamos, el Aleph en mi propio horno gracias a ti. Sé que no te importará que la haga my way, creo que lo que me tiene más colada por tus huesos es la hetorodoxia innata que paseas airoso por do quiera que vas. ¡Ay!

Ingredientes: los que dice Mikel o, en mi versión vegetariana hay un buen trozo de calabaza, kilo y medio de tomates maduros, 300 gr. de queso manchego, harina, aceite de oliva, mantequilla, leche, sal y cebolla pera la bechamel; mezcla de 5 quesos para gratinar.

 

Lo primero pelar los tomates y trocearlos groseramente, sofreirlos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra, orégano y sal; a fuego vivo, 15 ó 20 minutos. Cortar lonchas de calabaza de medio centímetro de grosor aprox. y colocar en la fuente de horno previamente engrasada; cortar lonchas de queso manchego transparentes casi y colocar encima de la calabaza, echar tomate por encima. Y seguir así hasta que se acaben los ingredientes o no te quepa más en la fuente. Yo dejé huecos entre los ingredientes para que la bechamel penetrara los intersticios.

La bechamel, ¿cómo no? la explica él con alegría, yo hago la que me enseño mi madre que es la que ves en las fotos, menos la fase de la leche que se me olvidó hacer la foto. Pongo un poquito de aceite y un poquito de mantequilla, corto cebolla en brunoise y sofrío hasta que esté dorada, echo dos cucharadas rasas de harina, dejo que se tueste con la grasita y la cebollita y empiezo a agregar leche removiendo todo el rato, echo sal y pruebo. La leche se echa poco a poco y se espera hasta que hierva y se espese, así controlas el espesor de la bechamel, yo la necesitaba espesa porque la lasaña la horneé tapada un rato (20 minutos) y soltó mucho jugo, luego la tuve destapada 10 minutos más para que se le evaporara. La saqué, le eché la bechamel, el queso de gratinar y aros de pimiento rojo crudo. Otro ratito al horno para gratinarla… et voilá!

img_20161126_141127

El Aleph

No puedo describir el sabor conseguido sólo darte las gracias por ser una inspiración para toda esa gente que puede hacer la paella con chorizo.

*Vuestras, me refiero, claro, a tu excelente equipo de colaboradoras y colaboradores.

MENÚ DE OCTUBRE

Hola cocininchis! os dejo el menú de este mes menu-octubre-2016 en pdf para descargar.

menuoctubre2016

Menú de octubre de 2016

Tengo la idea de poner una receta de croquetas para principiantes y lo que pienso mientras las hago, sobre todo, cuando comparo, ya sé que es odioso pero, qué queréis, comparo mis croquetas con las precocinadas. No hay comparación que valga! Voy a buscar las fotos y si mi amiga Celia me hace un vídeo croqueta, en fin, sería muy feliz de enseñaros en directo cómo todo es croquetable.

Menú de octubre, oiga!

Bueno, bueno, voy a lo práctico, nada de Puro ser, como el otro día, que venía de un taller en Villaconejos y me hervía la mente… MENÚ DE OCTUBRE 2015:

Menú octubre 2015

Como este verano pasé por Sanabria, me traje judiones, garbanzos, lentejas, judías pintas, etc… De ahí que, como verás, dos veces a la semana hay legumbres.

alimentosquecuran

bocuseEstas han sido mis últimas lecturas; el del gran cocinero Paul Bocuse es divertidísimo y habla de todas las dietas que ha hecho para, al final, darse cuenta de que con comer un poco menos y de todo lo que comía, adelgazaba mejor que haciendo dietas. El de los alimentos que curan es muy interesante, gracias a él he introducido el salvado y más cereales en mi dieta, habla de las vitaminas y los nutrientes de cada alimento; los mejores,los de siempre: tomate, verduras de hoja verde, cítricos, legumbres, coles de bruselas… Ah! y que tomar sopa adelgaza. Como empieza el fresquito, viva la sopa!